La colección municipal de artistas malagueños continúa con Peinado

  • A lo largo de 360 páginas, el libro revisa los temas recurrentes en la obra del malagueño, como la muerte, el erotismo y el autorretrato · Unas 300 imágenes acompañan los textos de García Berrio y Martínez Silvente

Serían necesarias muchas más de 400 páginas para recoger toda una vida dedicada a la pintura. Pero el objetivo de la colección municipal Artistas Malagueños Contemporáneos es ofrecer al público amplios estudios sobre los autores que han marcado de alguna manera el panorama creativo tanto en Málaga como fuera de ella. El tercer número de la serie, ya en imprenta y a punto de presentarse, está dedicado a Francisco Peinado. La profesora de la Universidad de Málaga María Jesús Martínez Silvente y el director de la colección, Antonio García Berrio, realizan un recorrido temático por la producción de un hombre que pinta desde los 16 años. Unas 300 imágenes ilustran el análisis que destaca la presencia en sus piezas de la muerte, el erotismo y el autorretrato.

El proyecto comenzó a gestarse hace más de dos años. "Era un compromiso del anterior concejal de Cultura y lo vi muy adecuado porque Peinado es un pintor de primer orden", comenta García Berrio. "Podría considerarse que junto a Brinkmann es uno de los más importantes de la buena nómina de autores malagueños", añade el director de la serie. A diferencia de la anterior monografía, la dedicada a Eugenio Chicano, ésta no es "una trayectoria histórica", sino "más bien una representación amplia de toda su iconografía", asegura García Berrio, que firma en la obra un estudio preliminar. Y para ello, se han fijado sobre todo en la obra reciente. "Ya había algunos libros catálogos de su primera etapa, aunque no existía un gran estudio unitario de su obra", confirma.

La figuración expresionista "muy personal" de Francisco Peinado ha hecho de él un autor difícilmente clasificable. "No es fácil encontrar lenguajes semejantes al suyo, la nueva figuración en el arte posmoderno y actual no tienen esa fuerza patética de Peinado, son más irónicos", analiza el responsable del libro que supone "una gran satisfacción" para el propio autor. "No he visto aún el resultado pero creo que quedará una obra selecta, muy cuidada y con coherencia", avanza Peinado.

El libro diseñado por el estudio de Antonio Herráiz quedará "como testimonio" de la lenta maduración de una obra que, en el caso de Peinado, tiene mucho que ver con su propia vida. "Mi pintura siempre tiene un mensaje, para mí no tiene sentido la belleza por la belleza", explica un pintor que se nutre de sus vivencias cuando se enfrenta al lienzo en blanco. Aunque no le resulta fácil hablar de su propia obra, Peinado considera que a pesar de que "el tema sea fuerte y de denuncia, siempre hay en mi obra una cierta poesía, un rastro de ensueño". La agresividad a veces dialoga con la dulzura.

Hace unos años, Peinado superó una enfermedad y desde entonces la muerte está muy presente en su arte. Hizo una serie de ataúdes inspirados en su fascinación por la historia egipcia y se fijó en los conflictos bélicos para la exposición Imagen de guerra que llenó las salas del recién inaugurado Museo Municipal en 2003. En agosto de 2006 se inauguró en el mismo espacio King Kong y sus muñecas, una de sus últimas grandes muestra en la ciudad en la que aún continúa escribiendo las páginas de su propia historia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios