Cómo convivir con una dura enfermedad

Todo enfermo de parkinson aspira a convivir con su patología. Éste, precisamente, es el principal reto de la Asociación Parkinson de Málaga, poner los medios necesarios para minimizar la perdida de calidad de vida en estas personas. Este colectivo cuenta en la capital únicamente con algo más de un centenar de asociados, pese a que se estima que el censo total de malagueños con parkinson asciende a los tres millares. No obstante, esta patología está considerada la segunda enfermedad neurodegenerativa por el número de afectados después del alzheimer. Una realidad más común de los que a priori se pueda pensar, por lo que la asociación aspira a seguir creciendo.

El parkinson es una enfermedad neurológica que se asocia a la rigidez muscular, dificultades para andar, temblores y alteraciones en la coordinación de movimientos. Lina Martos, presidenta de la Asociación Parkinson de Málaga, alerta de que el primer paso para combatirlo, es detectarlo a tiempo. "Esta enfermedad es una gran desconocida. Ahora se sabe poco, pero hace 20 años no se conocía apenas nada de ella, por lo que hay aún pocos especialistas", alerta Lina Martos.

Dado el carácter degenerativo de la enfermedad, de no detectarse a tiempo, puede ocasionar sin otro remedio una muerte prematura a la persona que lo padece. "Pero hoy día existen medios para frenar la enfermedad, o al menos ralentizar sus consecuencias", asegura Martos, cuyo reto desde que tomó posesión del cargo en esta asociación malagueña, hace ya más de un año, es continuar el trabajo que este colectivo realiza con estas personas.

Para un enfermo de parkinson los hábitos cotidianos son, en ocasiones y según lo avanzada que tenga la patología, todo un obstáculo. En este sentido, la asociación cuenta con profesionales especializados para hacer más fácil la vida a las personas que padecen esta patología. El colectivo tiene un logopeda, para trabajar los problemas que puedan afectar al habla; un fisioterapia, para mejorar la coordinación motora de los enfermos; y un psicólogo, cuya función es hacer que el paciente asimile su situación de la mejor forma posible.

Las actividades que organiza la Asociación Parkinson de la capital malagueña se realizan de lunes a viernes, en horario de 10.00 a 13.00, en la sede de la propia asociación, sita en calle Malasaña, 25. Un pequeño centro, muy coqueto, que sirve de encuentro a personas con un problema común.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios