El centro cultural La Casa Invisible celebra hoy su primer aniversario

  • El espacio de calle Nosquera cumple su primer año de vida con una fiesta · Cuenta ya con una decena de talleres formativos permanentes y una programación mensual que acoge conciertos, charlas y cine

Comentarios 3

Ni ellos mismos llegaron a pensar que su proyecto duraría un año. Pero lo ha hecho. El centro social y cultural La Casa Invisible cumple hoy su primer aniversario de vida y lo celebra con una fiesta. Desde que el colectivo Creadores Invisibles ocupara el edificio durante la edición del año pasado del Festival de Málaga de Cine Español el proyecto no ha parado de crecer y está en pleno desarrollo, con más de una decena de talleres permanentes y una programación fija mensual que acoge conciertos, cine o formación.

El Ayuntamiento amenazó pronto con el desalojo, pero poco después cedió y empezó una ronda de reuniones con los Creadores Invisibles que aún siguen (la próxima el 1 de abril) en las que ambas partes buscan una salida para conseguir mayor cobertura legal a la propuesta. "La idea es encontrar un marco jurídico que dé mayor estabilidad al proyecto", explica Amanda Romero, abogada y una de las responsables de La Casa Invisible.

"El hecho de cumplir un año refuerza la capacidad y el potencial futuro que tenemos", añade Florencio Cabello, uno de los coordinadores de la Universidad Libre y Experimental (Ulex). El también docente de la UMA destaca que el proyecto formativo es uno de los cuatro pilares que han sostenido los primeros doce meses del centro social y cultural. Junto a la Ulex, el proyecto de La Casa Invisible también apuesta por la creación, producción, representación y exposición de los Creadores Invisibles locales. "Es un espacio en el que se ha sumado a mucha gente. No sólo de la cultural, sino también a todo tipo de gente joven con proyectos ideas muy diferenciadas", añade Fernando Rodríguez, otro de los responsables del espacio.

La rehabilitación del inmueble, proyectada por el colectivo Rizoma, y la regeneración del espacio público son los otros dos ejes fundamentales. De hecho, una de las acciones futuras pasa por convertir el patio central en una plaza, dejando abierta la puerta principal y una trasera que se abre hacia una histórica calle del centro que lleva años cortada.

¿El balance de los doce primeros meses? "Yo creo que ha sido muy positivo. Se ha conseguido una apertura que otros centros sociales nunca han logrado, aunque tampoco hay que olvidar muchas dificultades", añade Rodríguez. De hecho, la autogestión mediante una asamblea que se reúne casi todas las semanas y la autofinanciación son otras de sus características, inspiradas en movimientos sociales y en centros como Hangar en Barcelona o Tacheles de Berlín.

Muchos son los recuerdos de los Creadores Invisibles durante los pasados 12 meses. El acto de la ocupación del edificio, la celebración del May Day Sur, el concierto de Amparanoia o la mesa de debate a la que acudió Manuel Borja-Villel son sólo algunas de las fotografías de este primer aniversario. Pero habrá más: Richard Stallman, Beatriz Preciado, Llorenç Barber, Toni Negri o Paolo Virno están al caer. La Invisible no para.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios