A los despistes con el pañuelo del presidente

No es de recibo -y menos en plaza de Primera, es justo insistir- despistes en los cambios de tercio. Ayer se produjeron dos, en el primer toro se cambió con un solo puyazo, luego se rectificó. Y otro se escapó sin las banderillas de rigor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios