Un escenario, una ciudad

  • El mes que viene se estrenará en Avilés 'Málaga', el montaje dirigido por Aitana Galán de una de las últimas obras del dramaturgo suizo Lukas Bärfuss, ampliamente reconocido en Europa pero aún inédito en España

Cierta tendencia de carácter casi hagiográfico pasa por vincular los nombres de las ciudades y los territorios a la historia de la cultura universal. El caso de Málaga y su provincia no se queda atrás, con posibilidades para todos los gustos. Basta recordar el último capítulo del Ulises de Joyce, ambientado en la Serranía de Ronda. Dostoievsky puso a los protagonistas de su novela Stepantchikovo a brindar con Málaga Virgen, caldo que también mereció una composición musical de igual título a cargo de Phil Collins para su grupo Brand X. También Málaga es una canción de Fred Bongusto que popularizó Joâo Gilberto (el grandísimo cantante brasileño tuvo el detalle de interpretarla en el concierto que ofreció en el Teatro Cervantes hace ya una década), y así se podría continuar hasta convertir el asunto en un Trivial que, por cierto, también se hizo y distribuyó este periódico entre sus promociones. El caso es que Málaga es una de las últimas obras del dramaturgo suizo Lukas Bärfuss (Thun, 1971), uno de los autores en lengua alemana más laureados del panorama escénico y literario europeo contemporáneo. Sus obras se cuentan entre las más aclamadas en festivales como el de Aviñón y su nombre es sinónimo de éxito en el teatro alemán (Málaga no fue una excepción tras su estreno en 2010, bendecido por la crítica y el público). Sin embargo, como ocurre con tantos otros creadores de primera fila a nivel continental, Bärfuss es aún un dramaturgo inédito en gran medida en España, salvo contadísimas excepciones. Sin embargo, el teatro español ha decidido poner remedio a esta anomalía y lo ha hecho precisamente a través de Málaga, mediante un montaje dirigido por Aitana Galán y protagonizado por Roberto Enríquez, Ana Wagener y Críspulo Cabezas, que se estrenará el 9 de marzo en Avilés y que recorrerá posteriormente diversos escenarios del país. Resultaría lógico, e interesante, que la producción pudiera verse en la ciudad que le da nombre.

En realidad, la ciudad de Málaga es protagonista de la obra sólo de manera tangencial, como símbolo de la culpa y la fatalidad. La pieza de Bärfuss trata sobre una pareja de padres divorciados que se enfrenta al dilema de decidir quién se hará cargo de su hija un fin de semana en el que ambos van a estar ocupados. Vera, la madre, ha planeado un viaje a Málaga junto con su nueva pareja, mientras que el padre, Michael, debe asistir a un congreso muy importante. La niñera que se hace cargo habitualmente de Rebekka, la pequeña, tampoco está disponible. Así que la única solución pasa por dejarla en manos de Álex, un vecino adolescente fascinado por el cine. El chico les ofrece las garantías suficientes y los dos se marchan tranquilos. Pero el fin de semana ocurre una tragedia.

Bärfuss ha ganado su prestigio gracias a su habilidad para diseccionar las emociones humanas. Para ello suele llevar a sus personajes más allá de ciertos límites, algo en lo que Málaga no es una excepción. Aitana Galán, directora de amplia trayectoria, añade atractivos a una propuesta que pide a gritos venir aquí. Ojalá.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios