"Lo mío es un espectáculo en el que no hay mucho espectáculo"

  • Lo de este sueco de origen argentino es la música acústica, muy suave, que ya le ha dado para dos buenos discos que presenta en el Cervantes el próximo miércoles

Dos buenos discos, Veneer (2005) y In our nature (2007), y unas preciosas versiones, de Joy Division a Massive Attack, han convertido a José González en una revelación del pop-folk más acústico y sencillo. Eso justifica de sobra su presencia en el Teatro Cervantes el próximo miércoles 11 de marzo.

-¿Cómo es que un cantautor sueco dice que es fan de Silvio Rodríguez?

-[Risas] Tiene que ver con mis padres, refugiados de Argentina. Cuando yo crecí escuchaba mucho Silvio Rodríguez y Mercedes Sosa, pero también los Beatles y otras músicas. Se me quedó muy pegado.

-¿Hay algo de Silvio Rodríguez en sus dos discos?

-Yo creo que sí. En Latinoamérica a la gente le parece que lo que hago es muy estadounidense o europeo, pero a la gente de Escandinavia les parece muy exótico. Parte de mi estilo, por lo dramático y la guitarra, es parecido a lo que hacía Silvio Rodríguez.

-¿Qué fue lo primero que tocó a la guitarra?

-Cosas de Silvio pero también bossa nova, de Gilberto, y Blackbird de los Beatles.

-Bueno, usted usa el finger picking, que está en esa canción y en todo el folk inglés.

-Claro, claro, sí; aunque mis primeras canciones eran más románticas y cursis, en plan Silvio.

-Pero sus primeros pasos fueron en el punk, ¿no?

-Sí, cuando era joven tocaba el bajo en un grupo punk y en otro hardcore. Me gustaba el skateboard y escuchaba a Public Enemy. No era muy estricto en mis influencias.

-Entonces, ¿iba luego a casa a tocar la guitarra a escondidas?

-[Risas] No tan escondido, creo que a mis amigos no les parecía tan raro que tocara la guitarra clásica y que hiciera mis deberes de la escuela.

-Por cierto, ¿cómo va a ser su directo en el Teatro Cervantes?

-Voy a ir con banda. Suelo tocar algunas canciones solo, y luego entran mi chica y un amigo y hacen percusión y coros. Es muy parecido a las grabaciones de los discos. Es un espectáculo en el que no hay mucho espectáculo. Sólo estamos sentados.

-No son Genesis.

-[Risas] No.

-Parece que le gusta la relación solitaria con su guitarra.

-Sí, escuché a gente como Chet Baker, cuyo estilo se basa en la simplicidad, y al comenzar a grabar pensé en dejarlo simple. También me gusta la música bombástica.

-Y ha colaborado en un disco muy arreglado y producido, en concreto en The garden, de Zero 7.

-Me gustó mucho hacerlo porque era algo diferente, era su idea. Me sorprendió que me llamaran.

-Es que su voz se hizo popular gracias a que aportó la música para un anuncio de Sony, además de que sus canciones han aparecido en muchas series de televisión. ¿Le ha beneficiado tanta exposición o le preocupa?

-Sí, creo que me ha beneficiado mucho. Hay muchos grupos a los que también les ha dado éxito, pero más corto.

-¿Miedo a ser artista de un solo éxito?

-Sí. Creo que en el Reino Unido lo soy, pero en otros países sí tengo un público al que le gustan más las nuevas canciones. Es que en Inglaterra vendí mucho con el primer disco.

-¿Cómo se plantea las versiones?

-Busco canciones que ya conozco bastante bien e intento localizar la melodía característica. Intento captarlas y luego las cambio. Una canción como Teardrop, de Massive Attack, ya es perfecta en su versión original, pero la que hice de Kylie Minogue me parecía que tenía la posibilidad de mejorarla y buscar otra sensación.

-¿Tiene una lista de canciones ajenas que quiera grabar?

-No, todavía no. Sólo he hecho ocho versiones pero algún día grabaré un disco entero.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios