Una galería de EEUU paga casi 3,5 millones por el retrato de Velázquez

  • Alfred Bader Fine Arts, de Milwaukee, compra el cuadro, subastado ayer en Londres, por un precio que considera "una ganga" y con la intención de venderlo

La galería Alfred Bader Fine Arts de Milwaukee (EEUU) adquirió ayer en una subasta en Londres un retrato inédito atribuido a Diego Velázquez (1599-1660) por 2,95 millones de libras (3,45 millones de euros). El vicepresidente de la galería, David Bader, estuvo presente en la puja, celebrada en la casa Bonhams, y en su nombre actuó como agente su socio neoyorquino Otto Naumann, que consideró esta operación "la ganga de la década".

Naumann se confesó "atónito" de haber logrado hacerse con el pequeño lienzo, de 47 por 39 centímetros, a un precio "tan barato". Ahora la intención de la galería es venderlo.

El agente neoyorquino dijo que se podrían haber pagado "6 o 7 millones de libras" (7,08 o 8,2 millones de euros) por el retrato, que Bonhams había tasado entre 2 y 3 millones de libras (entre 2,34 y 3,5 millones de euros).

"Estábamos dispuestos a pagar muchísimo más del doble. Creo que es muy, muy barato", afirmó Naumann a varios medios de comunicación al término de la puja en Londres.

El pequeño retrato, que se vendió sin el marco, muestra el busto de un hombre calvo de mediana edad, vestido de negro y con golilla al cuello.

La obra, que formó parte de la colección de 63 cuadros de "viejos maestros" subastada ayer por Bonhams, ha estado rodeada de interrogantes sobre su autoría.

El supuesto hallazgo de este retrato inédito de Velázquez fue hecho público en el último número de la revista especializada Ars Magazine, a través de un artículo del profesor de Historia del Arte de la Universidad de Dublín Peter Cherry. El retrato iba a ser subastado en agosto del 2010 por la sala Bonhams en Oxford (en el sur de Inglaterra) como parte de un lote de pinturas del artista británico del siglo XIX Matthew Shepperson. Sin embargo, los conservadores de la casa de subastas en Londres repararon en el parecido de la pieza con el estilo de Velázquez y la separaron para someterla a una investigación.

Más de un año después, tiempo en el que Bonhams ha llevado a cabo análisis técnicos sobre el lienzo, los expertos de esta casa de subastas certificaron la atribución del retrato al pintor español.

El experto de Bonhams y responsable de la subasta, Andrew McKenzie, admitió ayer que esas dudas sobre la autoría del cuadro podrían haber influido en el precio. "Estamos muy satisfechos dado que nos dieron el cuadro como algo sin valor y las bajas expectativas que había en torno a él", indicó.

Además de este nuevo retrato masculino, en los últimos años han aparecido otras supuestas obras del pintor sevillano. La última de ellas, en 2010, fue la del retrato de un joven Felipe IV, propiedad del Museo Metropolitan de Nueva York, que volvió a ser atribuido a Velázquez tras un proceso de restauración, después de tres décadas en las que ese lienzo había sido considerado obra de un discípulo del maestro español.

Un año antes, en 2009, ese museo había anunciado que un retrato masculino sin identificar que llevaba en su colección desde 1949 era en realidad de Diego de Velázquez.

Otras obras atribuidas al autor de Las Meninas ya habían suscitado polémicas entre los especialistas en los últimos años, como San Pablo, Las lágrimas de San Pedro y la Inmaculada concepción. El mes pasado, el hispanista estadounidense Jonathan Brown, experto en el arte español de los siglos XVI y XVII y una de las máximas autoridades en la obra de Velázquez, lamentó el excesivo número de obras que se atribuyen al artista español.

Por otra parte, el profesor Benito Navarrete señaló ayer que el retrato inédito subastado en Londres "debería estar en el Museo del Prado".

Experto en el maestro andaluz, Navarrete declaró que el cuadro "es una pieza de interés que tendría su sentido en el Museo del Prado". Y, añadió, le consta que lo han visto Javier Portus, jefe de Conservación de Pintura Española de la pinacoteca, y Carmen Garrido, jefa del Gabinete de Documentación Técnica.

Frente a esta postura, Jonathan Brown comentó recientemente que no cree que este retrato "aporte mucho al conocimiento" que existe sobre el gran artista sevillano. "Siendo un retrato, si no se puede identificar al retratado será difícil hacer una atribución", indicó este experto.

Benito Navarrete asegura, por su parte, que ha leído con detenimiento el decisivo artículo escrito por Peter Cherry en el que atribuye la obra a Velázquez. El experto español coincide con lo que en él se afirma "salvo en la fecha de ejecución", que Cherry establece en 1642. Navarrete piensa "que es anterior, de los años 30, del mismo momento que Santa Rufina".

Este especialista no duda de que, aunque el retratado es un personaje desconocido que aún está por estudiar, "el cuadro habla por sí solo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios