"Como muchos de mi generación yo también soy un guitarrista frustrado"

  • 'La música contada' tiene como invitado esta noche, a las 20:00 en la Sala Gades, al compositor cinematográfico de obras tan galardonadas como 'Solas' o 'Tres días', de la que también es productor

Últimamente, este malagueño está alejado de los estudios de grabación y pasa más tiempo en su despacho leyendo guiones y solventando problemas, pero ese es el pago que Antonio Meliveo ha pactado al crear con su amigo Antonio Banderas -junto con Francisco Fortes y Francisco Javier Domínguez- la productora Green Moon, una compañía pujante cuyas películas triunfan en las salas y en los festivales -se hicieron con dos Goya en la última edición de los premios de la Academia-. Esta noche, de lo que va a hablar en la Sala Gades es de música, su primera y gran pasión.

-¿Qué música va a mostrar esta noche?

-Lo que estoy haciendo es un ejercicio de memoria musical, no voy a poner mi música.

-Pero sí la música que le ha llevado a hacer la suya, ¿no?

-Exactamente, de eso se trata. Estoy buscando en mi memoria por qué entiendo la música de esta manera. Sobre todo, las bandas sonoras que forman parte de mi vida.

-¿Desde niño ama las bandas sonoras de cine?

-Sí, yo creo que la primera melodía que toqué al piano fue de Lawrence de Arabia, de Maurice Jarre, una banda sonora que me sigue gustando y me parece extraordinaria. Durante toda mi carrera he estado haciendo música aplicada, el 99% de mi obra es para teatro o cine. Incluso la canciones que he compuesto tenían ese fin.

-Es curioso, porque generacionalmente lo natural habría sido tender al rock.

-Sí, y de hecho tuve y sigo teniendo un gusto por el pop y el rock. ¿Cómo sustraerse a los Beatles? Incluso eso se puede trasladar a la música de cine. De hecho, en El camino de los ingleses hay un tema con espíritu beatle; de alguna manera, la canción Here comes the sun está en la película.

-¿Cómo se accedía en Málaga a la música en los 70?

-Para mí, el pop aparece en 1969, cuando tengo 11 años. Fue a través de un disco que mi hermana escuchó en casa de una amiga y luego pidió a los Reyes Magos. Era el Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band; a partir de ahí se abre una ventana enorme. Pero antes ya existe para mí la música, aunque soy poco de radio me llegaba por la televisión. Yo vi mi primera película por televisión. La primera que vi en pantalla grande fue Los monstruos invaden la Tierra, una de esas de japoneses con marionetas en plan Godzilla.

-¿Cuándo decidió componer música, y sobre todo música escénica o de cine?

-Allá por mediados de los 70 ya hacía mis pinitos componiendo música, aunque no sabía por donde iba a salir la cosa. Salvo por una experiencia con un grupo, de esos que en un mes no queda nada para ellos, el teatro estaba a mi lado y enseguida me puse a componer música escénica. Yo era actor, productor, escenógrafo, luminotécnico y lo que quieras, y además componía.

-¿Está satisfecho con esa labor o hubiese preferido seguir con el grupo?

-Como mucha gente de mi generación, yo también soy un guitarrista frustrado [risas]. La sensación de aparecer con una buena banda en directo tocando una guitarra, eso es algo...

-De posible telonero de Led Zeppelin a compositor de bandas sonoras, ¿no?

-[Risas] Ahí reconozco mi frustración, mi ilusión ya vana. Clapton es dios [risas].

-Resulta que el maestro de los teclados es un amante de la guitarras, ¿cómo es eso?

-Yo creo que por generación, lo de Guitar Hero es de los 70; desde niño te atrae la batería, que yo pasé, la compré pero no digo que aprendiera a tocarla, pero los riffs de guitarra de Eric Clapton me arrebataron, y el blues me gusta desde siempre.

-El ejercer de productor desde Green Moon resta tiempo para componer, al menos eso parece.

-Me quita el alma [risas]. Me quita tiempo y concentración. Me gustaría estar haciendo música, pero la vida te lleva. Me he visto arrastrado a ser productor, pero desde siempre. Quien iba a decirle que no a Antonio Banderas, media España se daría con un canto en los dientes por producir películas con él. Y es bonito, no reniego de ello; es bonito y tiene interés. A mí de producir me gusta el antes y el después, el rodaje es lo que odio.

-¿En qué películas están trabajando ahora en la productora?

-En Green Moon tenemos tres líneas de producción. En animación tenemos ahora un cortometraje en desarrollo, y se tarda tanto tiempo, y un largometraje en vista. Con vocación ambiciosa e internacional tenemos Boabdil, con la que llevamos años, no voy a decir cuantos. Y luego tenemos lo que llamamos Nuevos Cineastas Andaluces, que tenemos Día roto, un trabajo de Ernesto Dennis, una película de acción, un género que en España apenas se hace.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios