Las miradas que conectan dos artes

No se conocían personalmente pero sus obras colgadas en la misma sala de exposiciones mantienen un discurso tan fluido que parecen concebidas expresamente para ello. Los óleos, dibujos y grabados del veterano pintor Luis Javier Gayá Soler y las fotografías de José Antonio Pajares Almeida reflejan desde una perspectiva muy similar una misma temática en la que la arquitectura es protagonista. De ahí el título de la muestra, Arquitecturas vivas, que se presentó ayer en la sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés y que se podrá visitar hasta el 31 de mayo.

Javier Aguado, director de Espacio de Arte/Espacio Abierto, fue el responsable de unir estas dos formas de arte. "Cuando conocí a José Antonio Pajares vi paralelismo con la obra de Luis, sobre todo en el concepto y la composición artística", explicó ayer el comisario de la exposición que muestra medio centenar de piezas, la mayoría creadas en los últimos cinco años.

Una estancia en la Academia Española en Roma despertó el interés de Luis Gayá por las piedras de la ciudad milenaria, "por aquellos fragmentos de la realidad que pasan desapercibidos", como señaló el artista, pero que hablan del pasado y del presente al que tiene la habilidad de fijarse en ellos. Más tarde pondría su atención en Venecia y en Madrid, en la ampliación del Reina Sofía.

Las fotografías retratan algunos de esos paisajes. Pero también la hierba bajo la columna, el árbol que lucha por no sucumbir ante las aguas, las barcas al pie de la carretera o la luz que baña la Habana vieja. Pajares Almeida retrata además en una serie la Geometría natural de las cosas que se miran desde muy cerca. El mármol, un hongo, un hierro o una planta pueden ser escenas abstractas en sintonía perfecta con la creación pictórica. Según Aguado, "queda lejos, por suerte, la pretendida confrontación de pintura y fotografía. Son técnicas diferentes, retos distintos, pero arte al fin".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios