Una noche con el camaleón de Triana

Enrique el Culata grabó poco, eso sí con tres guitarras tan fundamentales y distintas como las del Niño Ricardo, Melchor de Marchena y Paquito Simón, que lo acompaña en este disco de 1960. El repertorio es el mismo, pese al carácter tan diferente de los tres guitarristas aunque aquí encontramos una deliciosa taranta, puro azúcar, en la que sigue a pies juntillas el estilo de Marchena, al que en tantas ocasiones acompañó Simón. Este cantaor tenía el don de trasformarse en cada interpretación ya que en los estilos de ritmo, encontramos una voz más llena y entregada. Incluso en las malagueñas y soleares del Mellizo se trasforma en un cantaor gaditano como Manolo Vargas o Aurelio, mientras que en las seguiriyas se acuerda de Manuel Torre. En la zambra y los fandangos remeda a Manolo Caracol. En la segunda malagueña del disco es Chacón el evocado. Si la prodigiosa voz ronca y susurrada de su hermano Pepe el Culata es apenas recordada hoy, sorprende gratamente la reedición de una de las pocas grabaciones efectuadas por Enrique el Culata, un intérprete de intimidad. La actividad de Enrique Bermúdez Vega (nacido en Triana en 1919 y fallecido en esta misma ciudad en 1983) estuvo limitada a los tablaos madrileños, y es uno de los artistas más desconocidos de la historia de este arte.

Enrique el Culata. Guitarra: Paquito Simón. Edición original Belter, 1960. Reedición: Fonotrón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios