Una noche en la que da miedo no pasárselo bien

  • Sin usar el clásico "Truco o trato", los malagueños salen a la calle para celebrar Halloween, una nueva costumbre con la que la crisis no ha podido acabar

Comentarios 5

Málaga no es ajena a las modas. Y en los últimos años una tendencia invade la madrugada del 1 de noviembre con una celebración típicamente estadounidense: es Halloween. La imagen de plazas, calles y locales llenos de personas ataviadas con disfraces terroríficos y maquillaje es cada vez es más habitual. Son los más jóvenes los que han asimilado con más rapidez esta tradición que, aunque se celebra principalmente en Estados Unidos, proviene de la cultura celta, remontándose a hace más de 2.500 años para conmemorar el término del año celta, con el final del verano.

Málaga se suma a esta nueva fiesta y cada vez son más las personas que se dejan llevar por esta tradición, que disfrutan tanto jóvenes como adultos. Muchos comercios decoran sus tiendas con motivos fúnebres y de terror, mientras que en las fruterías es normal ver en estos días calabazas especialmente preparadas para esta ocasión. Pero los que realmente viven la fiesta optan por disfrazarse y celebrar con amigos o en familia en las calles del centro la noche más terrorífica del año, en la que, según la tradición, los muertos vuelven del más allá para estar entre los vivos.

Para las tiendas de disfraces esta noche se ha convertido en un verdadero negocio; máscaras de demonios, maquillaje, arañas y los disfraces más terroríficos es lo que más se busca en estos días. “Este año lo más vendido han sido los trajes de bruja y las alas negras” afirma María, dueña de la tienda Multifiestas y Disfraces en Galerías Goya, quien apunta que aunque se ha notado la crisis con respecto al año pasado no ha dejado de vender durante la última semana. Otro de los disfraces más buscados este año es el de Jocker, el personaje de Batman, que en la última entrega estaba interpretado por Heath Ledger , fallecido en extrañas circunstancias, lo que parece que da “más tirón” al disfraz. “Además, es muy sencillo”, señala una de las dependientas de Gato Negro, en calle Carretería, sólo necesitan “pintura blanca para la cara, rojo para la boca y negro”. Un poco de imaginación y el personaje está creado.

Aunque los colores de la noche son el negro y el anaranjado, hay disfraces y complementos para todos los gustos y para todos los bolsillos. Rosa, dueña de la tienda La Romería situada en calle Carretería, ha visto cómo cada año se han ido incrementado las ventas en Halloween., “tengo disfraces desde veinte euros hasta sesenta” afirma. Ana Alvarado deGato Negro asegura que la crisis no puede con esta fiesta: “con este clima, la crisis no puede con la juerga”, señala.

Pero el símbolo por excelencia de esta fiesta es la calabaza, una variedad más anaranjada de la que habitualmente se vende y que se puede encontrar en fruterías y en algunos puestos del mercado de Atarazanas, que han visto el negocio y se han surtido de cajas de esta hortaliza para venderlas durante los días previos al 31. Muchas vienen ya con pegatinas simulando ojos y boca, para los que no desean darse el trabajo de tallarlas, como manda la tradición.

Una vez preparados con maquillaje y disfraz, los malagueños buscarán la diversión tanto en fiestas privadas como en la variada oferta que presentan los locales malagueños. La agenda de fiestas es infinita. Los bares se preocupan con esmero en ambientar sus locales. Malafama, junto a la Plaza Mitjana, ultimaba ayer los detalles de una completa decoración que no descuida ni un detalle: telarañas, calabazas y hasta un pequeño cementerio. Este establecimiento regalará la primera copa gratis a todo aquel que se presente disfrazado en el local, donde además, una serie de “actores” darán más de un susto. “Como el pasaje del terror, pero en el bar”; señala uno de los responsables de Malafama. Si una noche parece poco, este local mantendrá la propuesta terrorífica también la noche del sábado. Fecha en la que los bares Velvet y Drunk O Rama proponen una fiesta en la que la música manda. Se trata de Día de los Muerto's party. A partir de las 21.00 el grupo The Hollers se efrentará a Guadalupe Plata, en el escenario se entiende. La entrada cuesta 5 euros, un precio que no asusta.

Todo está listo para una noche mágica y terrorífica, donde da miedo no pasárselo bien.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios