"La nominación a los premios Goya ha llegado de rebote, no me la esperaba"

  • El malagueño acaba de publicar su primer álbum en solitario, 'Los mares de China' · El tema 'Entre tu balcón y mi ventana' opta como candidata a la Mejor Canción Original de la película 'Una palabra tuya'

Actor, cantante y vendedor de enciclopedias, son algunas de las profesiones que ha desarrollado el malagueño Toni Zenet. Ahora su trabajo es la música y su nuevo disco Los mares de China (Volcán Producciones, 2008) que está promocionando por toda España. La primera gran recompensa que ha recibido por el trabajo en solitario ha sido la reciente nominación a los Goya por Entre tu balcón y mi ventana, uno de los temas que suena en la película Ni una palabra.

-¿A qué suena Los mares de China?

-Es una especie de cocina a fuego lento hecho con mucho cariño y que se compone de una serie de ingredientes, entre los que se encuentran las músicas más ancestrales que todos hemos escuchado desde hace mucho tiempo. En el disco se puede encontrar aires de bossanova, de tango, de ranchera, de boleros... Está compuestos por muchos y diversos estilos. Todas las letras están compuestas por Javier Laguna, luego sólo le hemos ido incorporando las melodías.

-¿Qué canción destacaría?

-A mi gusto no podría resaltar ninguna canción. Por la actualidad podría destacarte una por la que hemos sido nominados a los Goya, esa sería por actualidad, aunque yo las quiero a todas como hijas mías. Ese tema es Entre tu balcón y mi ventana, que está nominada como Mejor Canción Original en la película que Ángeles González-Sinde Una palabra tuya.

-¿Qué sensación le produjo saber que estaba nominado a los Goya?

-La verdad es que me llegó de rebote, fue una casualidad, no me lo esperaba. Estábamos inmersos en el proceso de terminar el disco, las mezclas, estábamos concentrados en el trabajo de música. En todo ese proceso la maqueta primogénita se repartió por muchísimos sitios. Después de un año, nos dijeron que había pasado la criba y fue una sorpresa muy grata cuando nos comunicaron que habíamos pasado el filtro y estamos nominados a los Goya.

-¿Cuáles son sus influencias?

-Mis influencias son todo lo ancestral , me acuerdo mucho de cosas que escuchaba en mi casa cuando era pequeño y me las ponía mi abuela. Desde las que cantaban copla antiguamente hasta Chavela Vargas haciendo ranchera, de todos los grandes clásicos que estaban en el colectivo. Son canciones y artistas que sabemos que existen pero no sabemos su nombre.

-¿Le ayuda ser actor para interpretar las canciones en directo?

-A mi me encanta el escenario, me lo paso bien. Intento que cada vez que estoy en un directo hagamos un fiesta. El directo es mucho más calentito que el disco y la gente se lo pasa muy bien. Cuando están sentados al final les apetece levantarse y seguir bailando. En ese sentido me lo paso bien en el escenario, pero no creo que por ser actor tenga una habilidad para hacer eso. Cuando hablo de esto siempre me acuerdo de los cantantes que viven mucho sus canciones como Raphael y Rocío Jurado. A mi me aporta algo, pero no es necesario.

-Además de actor y músico ha ejercido muchas otras profesiones...

-He sido ayudante de dirección, camarero, vendedor de enciclopedias, animador de barco, bailarín... Así es la vida del arte, te da muchos vuelcos. Hay épocas de éxitos y épocas de menos éxitos. He tenido etapas, como por ejemplo cuando hice El joven Picasso, que estuve trabajando durante tres años pero luego vienen otras épocas. Yo siempre he sentido inquietud por el mundo del cine por eso he trabajado como ayudante de dirección. Me gusta mucho la cocina del cine, como se hace desde atrás. Cuando no había ni de una cosa ni de otra pues he hecho lo que ha caído, desde camarero a vendedor de enciclopedias. Muchos actores acaban detrás de una barra a ratos.

-¿Qué pasó con Sur SA?

-Sur SA expiró como proyecto. No tuvimos suerte con las compañías que nos contrataron. En aquella época dábamos una música como el funky y el hip-hop. Quizás aún no era el momento de este tipo de música. Hace ya 15 años de aquello. Parece ser que era demasiado pronto, que la industria musical no estaba preparada o pendiente de ese tipo de cosas. Nosotros trabajamos con varias compañías, tuvimos dos discos pero pasamos una mala racha. Supongo que también era dificultoso manejarte con 12 músicos, lo hacíamos todo entre dos personas. Durante nuestros años de formación lo pasamos muy bien pero era lógico que se llegará al final de ese ciclo y comenzara uno nuevo.

-Cuando volvió a retomar su carrera como músico, ¿no pensó en volver 15 años atrás, hasta Sur SA?

-Tenía ganas de hacer algo más maduro, me apetecía pasar a otro palo. Siempre me lo he pasado bien con el soul y el funky, pero me apetecía hacer algo personal más propio, en Sur SA era más colectivo.

-¿Cuál va a ser la gira de promoción de 'Los mares de China'?

-Tenemos pretensiones de salir de España para promocionar el disco, dar un saltito al extranjero, me da la sensación de que este tipo de música puede gustar en Francia y en Latinoamérica.

-Hace 15 años que se mueve en el mundo de las discográficas, ¿ha variado mucho?

-La diferencia la capto a la hora de trabajar con una multinacional que es mucho más impersonal que trabajar con una más pequeña como el Volcán Producciones en la que hay una relación mucho más directa. Estamos como en casa.

-¿Han evolucionado?

-Yo quiero pensar que las discográficas están volviendo a mirar la música de calidad. Ha habido un tiempo en el que se ha machacado una música como de encargo, una música de estudio, artistas prefabricados con músicos prefabricados. La industria ha cambiado a raíz de que las televisiones han formado parte de la promoción de los artistas y se han metido en el negocio. Supongo que ha habido un tiempo que se ha quemado el terreno y por eso creo que hay compañías que están mirando un poco a la calle, y que han vuelto a mirar a gente que ha estado siempre ahí. Pero es una sensación mía.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios