En el otoño de los clásicos

  • La Filmoteca del Cine Albéniz arranca el próximo jueves con 'Toro salvaje' de Martin Scorsese una nueva programación que presenta hasta Navidad quince títulos incontestables de la historia del séptimo arte

Si aceptamos que los clásicos son aquéllos que nunca pasan de moda, seguramente nunca han sido tan necesarios como en esta época de plena dictadura de lo efímero. En su corta historia, el cine ha tentado con autoridad y en no pocas ocasiones la posibilidad de sobrevivir a sus propios autores y a las diversas generaciones que han ido digiriendo sus novedades, pero con el ruido la confusión se acrecienta y se tiende a tildar de clásico lo que seguramente nadie recordará de aquí a cuatro días. Para poner las cosas en su sitio, el Cine Albéniz arranca el próximo jueves día 6 una nueva programación de su Filmoteca con quince títulos imprescindibles que serán proyectados en dos sesiones cada jueves hasta Navidad. Cabe recordar que durante muchos años la reivindicación que reclamaba la proyección de cine clásico en salas comerciales, fuera de las consabidas aulas universitarias y los salones de actos institucionales, fue una constante en Málaga, que aspiraba así a parecerse, al menos en este negocio, a otras grandes capitales españolas. Los quince títulos que a continuación se revelan llegarán al espectador en copias debidamente remasterizadas y con calidad más que suficiente para garantizar el placer que significa ver semejantes tesoros en pantalla grande, una oportunidad que atañe singularmente a los cinéfilos más jóvenes, abocados hasta ahora al DVD y a la parrilla televisiva para saciar su apetito.

El curso otoñal de la Filmoteca arranca así el próximo jueves 6 con un drama que demuestra que los clásicos no distinguen entre registros ni épocas: Toro salvaje (1980), de Martin Scorsese, marcó a fuego el devenir posterior del cine en su glorioso blanco y negro y con un oscarizado Robert de Niro, escalofriante en su recreación del boxeador Jake La Motta. El día 13 tomará el relevo todo un clásico incontestable, Eva al desnudo (1950), el también oscarizado drama de Joseph L. Mankiewicz, protagonizado por Bette Davis y Anne Baxter, que revolucionó la construcción emocional de los personajes para el celuloide. El día 20 se proyectará la más reciente de las películas programadas para la Filmoteca del Albéniz, Terciopelo azul (1986), de David Lynch, protagonizada por Isabella Rossellini, Dennis Hopper y Laura Dern; se trata de un thriller obsesivo, de inspiración surrealista y repleto de imágenes desasosegantes, que en su día abrió nuevas puertas a la expresión artística de los segmentos más oscuros del ser humano. El día 27 llegará el turno de La noche del cazador (1955), el único filme dirigido por el gran actor Charles Laughton, con un Robert Mitchum en estado de gracia que interpreta el papel del lobo en un tenebroso cuento de hadas donde no faltan los inocentes pequeñuelos ni la abuelita protectora. El 4 de octubre, los incondicionales de Woody Allen podrán quitarse algunas espinas disfrutando en la pantalla grande con Annie Hall (1977), tal vez la que sigue siendo la comedia más redonda de su autor, cuyo epílogo le bastaría para entrar en la Historia.

De experiencia inolvidable puede calificarse la proyección en una sala de cine de Doctor Zhivago (1965), la adaptación de la novela de Boris Pasternak que firmó David Lean, con Omar Sharif y Julie Christie: 197 minutos de espléndido Metrocolor, corazones destrozados, guerras interminables y la inolvidable música de Maurice Jarre, servidos en bandeja el 11 de octubre. La comedia en su acepción más pura llegará el día 18 del mismo mes con Tú y yo (1957), de Leo McCarey, con un Cary Grant en plan playboy y sin embargo comprometido que pierde la cabeza por una cantante a la que da vida Deborah Kerr. La Filmoteca proseguirá el 1 de noviembre con El séptimo sello (1957), de Ingmar Bergman, una esencial mirada a la muerte y su incógnita trasladada a la Europa medieval, asolada por la Peste negra. El 8 de noviembre regresará un viejo conocido de la Filmoteca, Ernst Lubitsch, con Ninotchka (1939), en la que Greta Garbo encarna a una pragmática agente de la URSS que termina rendida a los encantos de Melvyn Douglas, con la venta de unas valiosas joyas de por medio (en la escritura del guión participó otro habitual de la Filmoteca, Billy Wilder). El día 15 del mismo mes habrá hueco para Nicholas Ray con Rebelde sin causa (1955), con James Dean y Natalie Wood. El 22, Charles Chaplin vestirá de largo su mirada a la deshumanización de su siglo en Tiempos modernos (1936), y el día 29 los cinéfilos podrán paladear la tremenda actualidad de El planeta de los simios (1968) de Franklin J. Schaffner. Diciembre se reserva tres títulos de primer orden: Los 400 golpes (1959) de François Truffaut el día 6, Ciudadano Kane (1941) de Orson Welles el 13 y El apartamento (1960) de Billy Wilder el 20. Un festín para reconciliarse con el cine.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios