Artes escénicas Salidas profesionales en Málaga

Muchos pasos hacia la nada

  • Los alumnos de los conservatorios Superior y Profesional de Danza de Málaga cursan entre 10 y 14 años · La escasa demanda laboral les impide vivir sólo como bailarines

Muchos años para tan poco mercado. Los Conservatorios Profesional y Superior de Danza de Málaga forman cada curso a unos 600 bailarines en sus distintos niveles. Cuando salen a la calle, la escasa demanda laboral les fuerza a muchos a girar por tablaos y hoteles de la costa, o a impartir clases en colegios y peñas, a la espera de un gran escenario. "Y para eso no se estudia una carrera de 14 años", lamenta Dolores Trujillo, directora del Conservatorio Profesional de Danza de Málaga. La escasez de subvenciones, la necesidad de emigrar a otras provincias para entrar a formar parte de compañías ajenas, y el sacrificio que supone la preparación provoca que muchos abandonen la formación o la acaben sin poder vivir de ella exclusivamente.

El Profesional admite a alumnos en el grado elemental de ocho a doce años de edad (unos 500 cada año) que, después de cuatro años, pueden acceder al Superior donde reciben clases durante diez años más para prepararse como pedagogos o coreógrafos.

Las especialidades de danza española y flamenco son las que encuentran más campo de trabajo. Como recuerda José Gutiérrez, responsable del Conservatorio Superior, compañías como la de María Pagés, Eva Yerbabuena y el Ballet Nacional convocan audiciones periódicamente a las que acceden alumnos de Málaga y en las que acaban entrando "sólo una minoría", matiza el director.

La danza contemporánea como especialidad aún no está instaurada en el Profesional de Málaga, y en la de clásico "cada año se matriculan menos alumnos", especifica Trujillo. Tan sólo existe una compañía de danza clásica en Andalucía, el Joven Ballet de Málaga, constituido hace cuatro años precisamente con alumnos de ambos conservatorios, y que subsiste con subvenciones del Ayuntamiento y pequeñas giras por Andalucía.

Beatriz Jiménez tiene 19 años, le quedan tres para acabar los estudios superiores, se está especializando en Pedagogía del Flamenco y lo compagina con actuaciones en hoteles de Marbella y Estepona y como profesora de flamenco en un colegio. Consciente de las limitaciones de su profesión en Málaga, Beatriz se plantea estudiar Educación Infantil y, en un futuro, concurrir a las oposiciones a docente en el propio conservatorio.

De los más de 170 bailarines del Conservatorio Superior de Danza de Málaga cada años se licencian unos 40 alumnos, procedentes de toda Andalucía. Preparados para subirse a los mejores escenarios y montar su propia compañía, tan sólo unos pocos afortunados llegan a cumplir su sueño.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios