"Me preparo exactamente igual un telefilme que una película para cine"

  • La actriz catalana protagoniza junto a Fele Martínez el primer largometraje de Rafael Robles 'Rafatal', la tvmovie 'Los minutos del silencio', que se rueda durante estos días en Málaga

Rafatal la quería en su película y la actriz no supo ni quiso negarse a su propuesta. Así Ingrid Rubio (Barcelona, 1975) se convertirá en Patricia, pareja en la ficción de Fele Martínez y ambos protagonistas de Los minutos del silencio. Dulce y comprometida con un trabajo que adora, Rubio volverá a Málaga el próximo martes para rodar durante una semana sus secuencias.

-¿Por qué decidió entrar a formar parte de este proyecto?

-Primero porque me leí el guión y me encantó tanto el tema que trata, como mi papel y el resto del reparto. Y segundo por lo que me dijo mi representante: "El director, Rafatal, quiere que lo hagas tú". Ha sido la suma de todo y, más aún, porque sabía que a Rafa le apetecía mucho trabajar conmigo.

-¿Cómo definiría a su personaje, Patricia?

-Es una chica de hoy, normal, que trabaja, que tiene una relación bonita con su compañero, basada en el respeto y el amor. Viven un momento muy dulce de la relación pero debido a unos acontecimientos, intuye que está pasando algo extraño con Joaquín y decide de forma valiente aunque con sus miedos dirigirse hacia él.

-¿Qué impresión le dio el director en los primeros contactos que tuvieron?

-Es fantástico, divertido, con talento, sabe muy bien lo que quiere, sensible, abierto a cualquier tipo de propuesta y que lo tiene muy claro. Se ve que habla con el corazón y que le gusta lo que hace, eso se nota. Lo que pensé en un principio se ha ido corroborando en ensayos y comidas durante estos días.

-Aún no ha comenzado a rodar su papel...

-No, he estado ensayando una semana pero aún no he empezado a grabar. Llego a Málaga el martes para rodar desde el 3 al 9 de septiembre.

-¿Cómo se ha encontrado en los ensayos?

-Estupendamente, se intuye que todo va a ir muy bien, además en una ciudad como Málaga, que es preciosa. Con El alquimista impaciente rodamos un día en el aeropuerto, pero algo muy cortito. Otras veces he venido para participar en festivales y por placer, pero ésta es la primera vez que trabajo realmente en Málaga.

-Los minutos del silencio es una película para televisión. ¿Un actor hace diferencias entre un largometraje para cine y otro para la pequeña pantalla cuando decide aceptar un papel?

-No. Yo me preparo exactamente igual, a nivel de proceso creativo, un telefilme que una película de cine. No cambia nada, sólo la ventana por la que se va a exhibir.

-Quizás ahora la televisión puede proyectar más a un actor...

-Yo creo que la televisión se nutre del cine y viceversa. Ambas cosas son necesarias y ni una es más importante ni la otra es menos, se nutren la una a la otra. Lo que importa es contar la historia, y cada ventana tiene sus matices. La tele es otro medio y ya está.

-En cine ha rodado una veintena de largometrajes con un nutrido grupo de directores, ¿cuáles son sus principales expectativas? ¿Cómo se marca su trabajo?

-Yo mi trabajo me lo marco lleno de ilusión para crecer como actriz y como persona -esto va todo unido- y evolucionar de una forma buena. Yo comencé en televisión, luego hice mucho cine, ahora estoy haciendo una tvmovie y mañana si me llaman de tele o de cine voy a decir que sí. El mejor regalo es tener trabajo y seguir aprendiendo. Hay que marcarse pequeñas o grandes metas en cualquier proyecto.

-¿Cuáles son esas metas?

-Hay que probar cosas nuevas. Por ejemplo, yo he hecho poca comedia y me gustaría hacer más.

-Se nota que disfruta con lo que hace...

-Yo amo lo que hago y tengo ganas de seguir creciendo y aprendiendo.

-¿Cree que hay temporadas en las que ciertos rostros están de moda para el cine?

-No. Yo creo que somos muchos, que estamos todos y que poco a poco nos vamos colocando. Considero que hay espacio para todos. No creo que se deba a modas. Hay temporadas mejores y otras peores, más y menos proyectos, pero pienso que hay lugar para todos.

-¿Los premios sirven para colocar a un actor verdaderamente en el mercado?

-Bueno, no sé. Cuando a uno le dan un premio lo que te hace, sobre todo, es mucha ilusión al ver que los compañeros han valorado tu trabajo. Y eso te guía para decir, pues no voy mal, estoy trabajando bien. Pero hasta ahí. La verdad es que cada carrera es un mundo. A mí más ilusión que el Goya a actriz revelación (por Más allá del jardín, 1996) me hizo la nominación de la Unión de Actores por mi papel en Salvador.

-Ha venido al Festival de Málaga en varias ocasiones, ¿cómo se ve este certamen entre la profesión?

-Pues como un festival de prestigio, como cualquier otro de España, en el que además se puede comer un pescaíto mirando al mar y la gente es muy divertida y amable...

-¿Y sus próximos proyectos?

-Tengo pendiente de estrenar 7 pasos y medio, una película de Lalo García, con Ernesto Alterio, Pere Arquillué y Sancho Gracia. La terminamos en julio. Y lo que viene... estoy ahí. Hay un par de cositas que están un poco en el aire, pero hay cosas y estoy contenta, muy contenta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios