Cómics

Una situación embarazosa

Los Vengadores: El destino de Ms. Marvel. David Michelinie, George Pérez, John Byrne, etc. Panini. 352 páginas. 30 euros.

Con El destino de Ms. Marvel concluye la que algunos consideran una edad dorada en las aventuras de los Vengadores. Son una cincuentena escasa de números, desde el 158 (abril de 1977), el primero (o casi) escrito por Jim Shooter, hasta el Avengers 202 (diciembre de 1980), el último dibujado por George Pérez en aquella época. Todos han sido recopilados por Panini en diversos tomos de la colección Marvel Gold: Grandes amenazas, La saga de Korvac, Noches de Wundagore y el que nos ocupa. Este último contiene tres episodios de relleno que habían quedado descolgados en anteriores volúmenes (los números 178 a 180) y todos los que van del 181 al 202, ambos incluidos. De los primeros, el 178 es una delirante sesión de terapia protagonizada por la Bestia, con la paranoia y la manipulación mental por parte del gobierno como temas de fondo, escrita por el siempre genial Steve Gerber y dibujada por Carmine Infantino, al que le sientan de perlas las tintas de Rudy Nebres.

En cuanto al cuerpo principal de aventuras, las primeras páginas son de John Byrne y las siguientes de Pérez, salvo algunas colaboraciones esporádicas de Sal Buscema e Infantino, y me gustaría destacar las fenomenales tintas de Dan Green. La mayor parte de los guiones los firmó David Michelinie, con ayuda de otros colegas en el apartado argumental, que conduce la serie con firmeza hasta el clímax del número 200. Allí se resolvió al fin la trama del extraño embarazo de Ms. Marvel, que había tenido en vilo a los lectores durante meses. No quiero desvelar a nadie el secreto, pero lo cierto es que el tebeo en cuestión trajo bastante cola, y el supuesto final feliz desató las iras de críticos y profesionales, que leyeron la historia como el colmo del machismo imperante en el medio (y es que es difícil considerarlo de otro modo). Un año más tarde, Chris Claremont, siempre concienciado con las cuestiones de género, rectificó radicalmente el argumento en el notable Avengers Annual 10, restituyendo la dignidad a la pobre Ms. Marvel. La propia polémica es de lo más interesante.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios