Las luces y sombras de la movida madrileña ocupan el Cervantes

  • Tras cosechar más de un millón de espectadores, 'Hoy no me puedo levantar' se instala en Málaga hasta el lunes con el actor malagueño Diego Falcón en el elenco

En los 80 la movida madrileña irrumpió en un país necesitado de revoluciones musicales. Su onda expansiva traspasó fronteras y hoy aún se habla de ella. Buena parte de su eco lo ha recogido ahora el Nacho Cano, protagonista activo de aquel fenómeno cultural y responsable de Hoy no me puedo levantar, el musical que evoca la trascendencia que tuvo el grupo Mecano y que ayer recaló por primera vez en el Teatro Cervantes de Málaga para quedarse hasta el próximo lunes. La respuesta al éxito de un espectáculo por el que han pasado en cuatro años más de 1.600.000 espectadores la apuntaba ayer uno de sus actores, el malagueño Diego Falcón. "Es cierto que están de moda los musicales, pero éste es el único íntegramente español con el que la gente se puede identificar fácilmente. Yo le llamo el musical karaoke, todo el mundo acaba cantando las canciones", comentaba.

La mexicana Fernanda Castilla, es directora artística del montaje y su protagonista principal, María, una bailaora con "carácter, madura que se enamora de Mario, un chico de pueblo", recordaba la actriz. En su opinión, uno de los factores más influyentes de la repercusión de este trabajo es que "habla de una época, esa España que pasó del blanco y negro al color y de un grupo como Mecano que fue clave no sólo en España, sino también en Europa y Latinoamérica", argumentó la intérprete.

Diego Falcón se incorporó al elenco de Hoy no me puedo levantar el pasado enero en el papel del dueño del bar 33, al que se acercan un grupo de jóvenes actores que llegan a la capital para buscarse la vida y que "como muchos empiezan trabajando de camareros", detallaba el actor. "Después forman el grupo y ensayan en el local. Yo que estoy de vuelta de todo, me desencanté de la música y aquí hago las veces de padrino de ellos", añadía el malagueño.

El retrato de una movida con sus luces y sombras no conlleva, según sus responsables, ningún mensaje moralista. "Reflejamos la parte de las drogas, de esa inconsciencia que existía y sus consecuencias, pero sin castigar a nadie",

David Serrano (guionista de El otro lado de la cama y director de Días de fútbol) es el autor del libreto de este musical que "no es un concierto de Mecano, todas las canciones están arregladas", aclaraba su directora artística. Más de 40.000 watios de sonido y 200.000 watios de iluminación, se encargan de amplificar el recuerdo de varias generaciones que vibraron con algunas de las 25 canciones que se evocan del grupo. Su paso por Málaga ha agotado todas las entradas para sus nueve funciones, aunque algún quedan algunas de escasa visibilidad disponibles.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios