Una subasta convierte a Giacometti en el nuevo rey del mercado del arte

  • Sotheby's vendió el miércoles por 74 millones de euros la escultura de bronce 'El hombre caminando' · El precio duplica las 170 obras del artista subastadas en 2009

Tras más de un año de crisis, el mercado del arte ha iniciado un renacimiento con la cifra récord alcanzada por una escultura de bronce de Alberto Giacometti en una subasta celebrada en Londres, que según los expertos debería traducirse en la llegada al mercado de más obra de calidad.

L'Homme qui marche I (El hombre caminando I, 1961), una emblemática escultura de tamaño real fundida en vida del artista suizo, se convirtió la noche del miércoles en la obra más cara jamás subastada al adjudicarse por 65 millones de libras (104,3 millones de dólares, 74 millones de euros), comisión incluida, tras apenas ocho minutos de frenética batalla entre 10 postores que empezaron a pujar a 12 millones de libras. A modo de comparación, las 170 obras de Giacometti que se subastaron el año pasado recaudaron globalmente 32 millones de libras.

"Este resultado excepcional permite además a Sotheby's registrar su mejor resultado para una venta londinense e inaugura un renacimiento del mercado del arte en 2010 tras un año y medio de crisis. Esta reactivación, sin embargo, no significa forzosamente que se haya consolidado la recuperación económica, sino más bien que hay "gente o instituciones que buscan seguridad en el arte (...) porque están asustados de lo que le pueda pasar a su dinero en los mercados financieros", señaló Iain Robertson, del londinense Sotheby's Institute of Art.

La mejoría empezó a esbozarse en las ventas de arte moderno de noviembre pasado en Nueva York, cuando la misma casa Sotheby's vendió obras por valor de 181 millones de dólares, entre ellas otra escultura de Giacometti, L'homme qui chavire, por 19,3 millones de dólares. Esta subasta dio confianza a Sotheby's y a su rival Christie's, que el martes y el miércoles en sus ventas de este mismo tipo de arte superaron ampliamente sus expectativas de ventas con una propuesta más abultada y de mejor calidad, y valorada con más optimismo que un año atrás.

El mercado del arte está todavía muy lejos del boom que vivió desde 2005 y tuvo su punto culminante en septiembre de 2008 con la subasta de obras del británico Damien Hirst. La venta, que recaudó 111,57 millones de libras (198 millones de dólares), entró en los anales de la historia el mismo día que el colapso del banco estadounidense Lehman Brothers. "Antes estábamos en una enorme burbuja en la que todo se vendía a precios enormes. Ahora hemos vuelto a la normalidad", explicó Robert Read, directivo de una de las principales compañías de seguros de obras de arte.

Los primeros resultados del año permiten mirar con optimismo a las ventas de arte contemporáneo que se llevarán a cabo la próxima semana en Londres, en la que las dos principales casas esperan obtener 69 millones de libras (109 millones de dólares), 54% más que en 2009.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios