Cómo vivir de la música o, al menos, intentarlo

  • Irene Lombard, que abrió una escuela de canto para ganarse la vida, saca su segundo disco el próximo mes de diciembre

Pudiera parecer que Irene Lombard emerge ahora como una vorágine derrochando voz y creatividad a partes iguales. Pero lo cierto es que no es así. Esta cantante malagueña ha dejado tras de sí un trayecto largo de aprendizaje y experiencias que le permiten ser lo que es ahora, una artista.

Lombard comenzó en la Escolanía de Santa María de la Victoria y cuando su voz "empezó a cambiar" pasó a la coral de la misma institución. Así, hasta los 18 años adquirió "una formación clásica" que a los 15 intentó compaginar con el grupo de rock y blues al que pertenecía y en el que, a pesar de que por aquel entonces no se "encontraba en el género", decidió continuar.

Su formación prosiguió con los estudios de arte dramático, en la modalidad textual, y con la adquisición de "muchos conocimientos de manera autodidacta", una forma de aprendizaje que defiende y que casi está convirtiendo en su modo de vida. Tanto es así, que a los 21 años, y tras pasar "un tiempo" buscando trabajo decidió montar su propia escuela de canto.

En Bahía Record, así es como se llama su pequeña academia, empezó con siete alumnos el primer año. En este curso, 19 personas de diferentes edades y diversos intereses han tomado clases de esta cantante a la que le da "un poco de vértigo" que la llamen maestra, pues incluso se considera una "alumna" de sus pupilos que la "obligan a seguir aprendiendo" para ofrecer más y nuevos conocimientos.

Mientras prepara a sus alumnos, algunos para presentarse a pruebas de acceso a diferentes cursos y a otros por "el gusto de aprender", Lombard está preparando su segundo disco. El primero, Natura, salió a la venta tras "cuatro años de trabajo y espera" pues los medios, económicos sobre todo, "no abundaban".

No obstante, estos años quizás permitieron que Natura, que describe como "la historia de su vida", llegara a ser lo que es. Y es que este primer trabajo no son "sólo canciones". Una ilustración, creada por Lombard, acompaña a cada tema. De la espera "nació la Muñeca" apunta la cantante, que explica que no le puso cara a su creación porque "cada persona debe interpretar los sentimientos de cada letra" y "dibujar mentalmente el rostro que crea oportuno".

Poco después de que Natura saliera a la venta Lombard recibió una oferta que le abrió las puertas de un nuevo género. Las invitaciones al Festival de Jazz de Málaga y Nerja se convirtieron en la oportunidad para entrar en ese nuevo estilo musical, hasta ese momento inexplorado. El desconocimiento era tal que en una entrevista que le hicieron con motivo de su actuación en Nerja no supo contestar a "ninguna pregunta sobre este género".

Se puso las pilas y hoy por hoy dedica gran parte de su día a estudiar el mundo del jazz. Escucha música, la canta, imita a los grandes y lee, lee mucho hasta que consigue "dominar cada uno de los temas".

Tras afirmar que "el mundo se está derrumbando ahí fuera" Irene Lombard asegura que "los sueños se cumplen". Los suyos, al menos, están en proceso de rozar la realidad, el 12 de diciembre saca un nuevo disco en el que en algún tema se acompañará ella misma con el piano, instrumento que está aprendiendo a tocar ahora.

Si el dicho "quien la sigue la consigue" se cumple, a Irene Lombard no le faltan papeletas de esta tómbola del éxito.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios