Artesanía como lazo de unión

  • Una muestra abierta hasta mañana en la ciudad del Tajo pone sobre la mesa las alianzas entre Andalucía y Marruecos · En la feria participan una treintena de profesionales

La artesanía como nexo de unión entre los pueblos. Esa es la base de la feria de artesanía de Andalucía-Marruecos que tiene lugar desde ayer y hasta mañana en Ronda. Una treintena de artesanos muestran a los rondeños y visitantes los productos que elaboran de forma natural y las actividades que desarrollan a la vieja usanza: chocolates con una multitud de variedades, productos de repostería, miel, tallas de madera, fabricación de tableros y piezas de ajedrez, entre otros. Son algunos de los reclamos para el numeroso público que ayer visitó la muestra, atraídos también por el peculiar marco en el que se celebra, el claustro y la capilla, hoy en día desacralizada, del antiguo Convento de Santo Domingo, reconvertido en Palacio de Congresos y Exposiciones.

El consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Juan Díaz Trillo, visitó la muestra, en la que se interesó por los productos expuestos e incluso adquirió alguno de ellos. Especial curiosidad despertó en el consejero el puesto de encuadernación artesanal de Tánger, de donde se llevó uno de los volúmenes. Díaz Trillo explicó que el objetivo de la actividad, impulsada por la Junta, es "conservar y tratar de recuperar" los oficios que llevaban a cabo nuestros antepasados, muchas veces sólo con la ayuda de sus manos y con lo que la naturaleza les proporcionaba. "Son patrimonio de todos", afirmó, y recordó que muchos de los trabajos se desarrollaban de forma indistinta tanto en Andalucía como en Marruecos.

La feria ha supuesto el punto y final a una serie de encuentros de cooperación entre la Consejería de Medio Ambiente y representantes de Marruecos, que han tenido lugar en la ciudad del Tajo desde el pasado miércoles. El núcleo central ha sido la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo, zona que aglutina los espacios naturales protegidos de ambas regiones desde 2006. Este ente abarca once entornos de Andalucía y otros 18 del territorio marroquí, superando el millón de hectáreas en total. Ayer tuvo lugar el último de estos encuentros, en el que trataron los pasos a seguir en el Proyecto Roape -Recuperación de Oficios Artesanos en Peligro de Extinción-. La iniciativa, puesta en marcha por Andanatura, las consejerías de Medio Ambiente y Economía, Innovación y Ciencia de la Junta y la Secretaría de Estado de la Artesanía de Marruecos cuenta con una inversión de 840.000 euros.

Díaz Trillo destacó también el programa Hombre y biosfera, que forma parte del Roape y que trata de impulsar actividades emprendedoras en los espacios naturales protegidos. En este sentido, el consejero explicó que las medidas de protección y desarrollo de estos espacios no se limitan a la dimensión natural, sino que también tienen un componente "social y de desarrollo sostenible" que pretende beneficiar a los municipios que tienen territorios en estas zonas protegidas, así como a sus vecinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios