Descontento de los padres por la evacuación de un instituto

  • Más de mil estudiantes tuvieron que ser desalojados ante una emergencia y los padres se quejan de que no les dejaron llevarse a sus hijos que se estaban mojando

La mañana transcurría con normalidad en el instituto de Las Lagunas, en Mijas Costa; profesores y alumnos, junto a algunos padres, disfrutaban de un desayuno típico andaluz para celebrar el Día de Andalucía. Fue entonces, pasadas las once y media, cuando los más de mil estudiantes del centro tuvieron que ser desalojados del edificio, siguiendo el protocolo pertinente, debido a una posible emergencia.

Todas las personas que se encontraban en el centro fueron llevadas a un pabellón deportivo situado en las proximidades del instituto. Mercedes, la directora del IES, contaba cómo todo se había desarrollado de manera óptima por parte de los alumnos y del personal docente y trabajadores del centro.

Sin embargo, la cosa se fue de las manos cuando los estudiantes comenzaron a llamar desde los móviles a sus casas contando lo ocurrido. Momentos después, los padres y madres acudieron a recoger a sus hijos, sin intención de respetar ningún tipo de protocolo. Se mostraron muy indignados porque los estudiantes se estaban mojando con la lluvia y no les dejaban salir del centro, así como tampoco les permitían entrar a ellos.

El motivo de la evacuación fue que alguien llamó por teléfono varias veces al instituto diciendo que existía una amenaza de bomba. En la última llamada, esta persona aseguró que el artefacto estallaría en veinte minutos. En ese momento, según explicó la responsable del IES, se puso en marcha el protocolo recomendado en estos casos por la Junta de Andalucía.

"Yo no podía dejar que se llevaran a los niños, sin saber cuáles de ellos eran los que se marchaban y cuáles faltaban", explicaba Mercedes. Asimismo, daba cuenta de que justo al lado del instituto hay una carretera por la que pasan muchos coches, y los alumnos corrían un gran riesgo si salían todos de allí en el estado de nerviosismo en el que se encontraban.

En cualquier caso, la mayoría de padres que se personó en el instituto no estuvo de acuerdo con la actuación por parte del centro docente, y algunos amenazaron con denunciarlo.

Cuando la Policía Local de Mijas y la Guardia Civil registraron todas las instalaciones y se cercioraron de que no había ningún peligro, ya que se trataba de una falsa alarma, los adolescentes volvieron a sus aulas.

Al salir de clase, algunos contaban que se habían asustado mucho, y una de las estudiantes incluso reconoció que se escapó del recinto en el que les ubicaron. Los rumores comenzaron a extenderse, siendo el más comentado que "la llamada la realizó una alumna que no quería hacer un examen".

Ahora, las fuerzas de seguridad están buscando a la persona responsable de esta situación y desde el centro van a pedir el listado de teléfonos para tener un detalle de las llamadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios