La Maestranza de Ronda cumple 225 años

  • Fue el primer edificio construido en piedra en España para juegos taurinos. Ha sido cuartel de tropas y sirvió de hospital

La Real Maestranza de Ronda, el primer edificio construido en piedra en España ex profeso para juegos taurinos y ecuestres, ha cumplido 225 años de historia, en los que no sólo ha conocido corridas de toros, pues ha servido de cuartel de las tropas napoleónicas y de hospital durante la Guerra Civil.

La plaza, que fue visitada el sábado por la primera dama de EEUU, Michelle Obama, y su hija Sasha, comenzó a construirse en torno a 1769, tras el regalo de los terrenos por parte del Ayuntamiento de Ronda a la Real Maestranza de Caballería a cambio de que financiasen el proyecto, que culminó con la inauguración del ruedo en mayo de 1785, explicó a Efe su actual director, Ignacio Herrera.

Pero el origen se remonta cuatro siglos atrás, cuando la Real Maestranza creó una hermandad de caballeros para ayudar a Felipe II a defender los puertos de las costas y aquellas ciudades que eran asediadas, ya fuera por los moriscos o por los piratas. 

Con motivo de ese objetivo militar, la nobleza respondió a los intereses de Felipe II e invirtió en caballos, tierras y en enseñar a sus descendientes el arte de la equitación y la doma, que se imparten en la escuela de la Maestranza hoy día. En el siglo XVIII se mandaron construir más plazas con las características de la de Ronda, pero ésta fue la primera en concluir las obras, según Herrera.  Valencia, Sevilla o Granada fueron el resto de ciudades en las que se permitieron construir edificios de piedra que acogieran fiestas taurinas, ya que en aquel entonces no se podía levantar ningún inmueble con ese fin que no fuera de madera.

El reconocido prestigio a nivel nacional de la Real Maestranza se basa en parte a la corrida Goyesca que se celebra a principios de septiembre, a la que acuden personalidades del mundo del toreo y cientos de visitantes, y que supone un acontecimiento anual desde principios de los años cincuenta. En 1953, el torero Antonio Ordóñez organizó, junto a un grupo de empresarios, una corrida de toros para conmemorar el 250 aniversario del nacimiento de Pedro Romero, el gran torero rondeño y fundador de la plaza junto a Pepe Hillo. 

Desde entonces, Ordóñez se encargó de hacer una corrida y torear junto a otros dos toreros que eran, bien la revelación del momento, bien jóvenes promesas, con lo que se adelantaban así a los carteles de las plazas más emblemáticas de Madrid.

La próxima Goyesca, fijada para el 4 de septiembre, estará protagonizada por Enrique Ponce, Sebastián Castella y Francisco Rivera Ordóñez Paquirri. La corrida forma parte de los actos organizados con motivo del 225 aniversario de la emblemática plaza, enclavada en el casco histórico de la Ciudad del Tajo, de unos 36.000 habitantes.

La Real Maestranza ha programado varias actividades, entre las que figura una exposición que se abrirá el próximo 7 de septiembre y contará, mediante cartas, grabados o documentos bibliográficos, el origen y evolución de la plaza, sus vicisitudes y las diferentes funciones que ha acogido a lo largo de la historia. Los más de dos siglos de la plaza, declarada monumento nacional en 1993, y sus múltiples anécdotas están recogidos en la biblioteca que tiene la institución junto al museo taurino, y que continuará construyendo la historia del toreo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios