Ponen cámaras de seguridad en la playa de Las Yucas para acabar con el sexo en público

  • El Ayuntamiento alerta de que es un punto de encuentro para la práctica de 'cruising'

Comentarios 1

El Ayuntamiento de Benalmádena ha decidido imponer mano dura para acabar con el cruising, una práctica que consiste en mantener encuentros sexuales con desconocidos en lugares públicos o semipúblicos. Por ello se han colocado varias cámaras de vigilancia en los accesos a la playa de Las Yucas, lugar que se ha convertido en un punto de encuentro para los aficionados a este tipo de prácticas.

"Hace años que los vecinos de la zona vienen denunciando la actitud obscena de algunas personas que acuden a la playa para la realización de todo tipo de actividades sexuales, incluso de día. Los vecinos nos han trasladado su preocupación, porque también hay niños pequeños que viven cerca", explicó el teniente de alcalde de Benalmádena costa, Juan Olea. De hecho, señaló que existen foros en internet en los que se detalla que en este punto del litoral se puede practicar el cruising, una situación que atenta, según Olea, "contra la imagen turística del municipio".

Para intentar acabar con estos comportamientos, el concejal de Seguridad Ciudadana, Manuel Arroyo, anunció que se han colocado varios carteles en la playa en los que se alerta sobre la prohibición de llevar a cabo actos de exhibicionismo u ofrecimientos sexuales. "Las sanciones que se pueden establecer van desde los 601 euros hasta los 3.000 euros en el caso de las más graves", informó Arroyo. A ello se suma la instalación de una serie de cámaras en los accesos, las cuales están conectadas con la Jefatura de la Policía Local. "Los agentes tienen orden de actuar de inmediato si observan la práctica de cualquier tipo de actitud indecorosa", ultimó el edil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios