Rincón pone en marcha una oficina para ahorrar en consumo eléctrico

  • La instalación de placas solares en los edificios generaría nuevos ingresos

El Ayuntamiento de Rincón de la Victoria ha puesto en marcha la Oficina de Gestión Energética, Sostenibilidad y Desarrollo. La función de este nuevo departamento es la de reducir a la mitad el consumo eléctrico que asciende a un millón de euros anuales, traer nuevos ingresos con la venta de energía solar e incrementar la calidad medioambiental del municipio. El alcalde, Francisco Salado (PP) dio ayer a conocer la estrategia -Eco Gestión- que desarrollarán desde esta oficina que trabajara trasversalmente con las áreas de Servicios Operativos, Medio Ambiente e Infraestructura. En el departamento participarán una arquitecto municipal y cinco electricistas.

Así según detalló el primer objetivo es generar un ahorro del 50% en el gasto eléctrico que abona anualmente el Ayuntamiento, que en la actualidad asciende a un millón de euros e incluye todos los edificios públicos y el alumbrado de la vía pública. "Desde nuestra llegada al gobierno hemos buscado fórmulas para ahorrar dinero a las arcas municipales. El desarrollo e implantación de esta oficina impulsará ese ahorro y será, además, un aliciente en el trabajo que se realiza con el medio ambiente y el entorno", explicó regidor.

Salado señaló que la oficina tiene también entre sus prioridades la adhesión a la Red Española de las Ciudades Eficientes, lo que supondrá una reducción de las emisiones de carbono en un 5% y la promoción de medidas para reducir el consumo energético. Además, desde el Consistorio tratarán de abrir nuevos mercados que generen recursos económicos basados en el alquiler de techos municipales para la instalación de energías renovables, lo que supondrá un ingreso económico importante. "Estamos en contacto con diferentes empresas especializadas en energías renovables para sacar el máximo rendimiento económico a los techos municipales. Estas empresas pagan por adelantado 15 años del canon establecido para tal fin, por lo que sería un ingreso muy importante para nuestro Consistorio", añadió.

En este sentido, el alcalde denunció que las placas solares que se instalaron en el Ayuntamiento al final del mandato 2003-2007 "nunca han dado el servicio para el que fueron instaladas". Salado explicó que si ese proyecto se hubiese puesto en funcionamiento, el Ayuntamiento habría dejado de pagar 40.000 euros en la factura eléctrica en la pasada legislatura, a razón de 10.000 euros anuales. "Con ese dinero hubiésemos abonado, por ejemplo, el gasto eléctrico del pabellón de deportes y del campo de fútbol de La Cala del Moral y las placas estarían amortizadas. Por el contrario, ahora están igualmente deterioradas por los rayos UVA, pero sin que hayan sido usadas nunca. Se trata, sin duda, de una dejación de funciones en toda regla del anterior equipo de gobierno", agregó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios