Sin acuerdo con los quiosqueros

  • El Ayuntamiento afirma que la subida responde a la necesidad de actualizar los precios

El conflicto entre los quiosqueros de Ronda y el Ayuntamiento por la subida de tasas referente a la ocupación de la vía pública por parte de estos establecimientos sigue abierto. Tras las protestas iniciadas por los quiosqueros, que esta semana se han manifestado en dos ocasiones por lo que consideran un aumento excesivo en estos impuestos, ayer fue el Consistorio el que movió ficha por medio de la delegada municipal de Economía y Hacienda, María del Carmen Martínez (PP). En primer lugar, Martínez explicó que la subida responde a la necesidad de "actualizar" los precios, que no se revisaban desde el año 2008, y de establecer las tasas según los metros cuadrados ocupados, ya que hasta ahora no se tenía en cuenta este factor a la hora de establecer el precio.

Además, la delegada aseguró que las tasas se han fijado "acorde" a las existentes en el resto de la provincia, por lo que negó que el Ayuntamiento tenga "un afán recaudatorio" con esta medida. "Solo hemos querido regularizar la situación, igual que hemos hecho con las terrazas de los bares", apuntó. Por otro lado, quiso desmentir que la subida sea del 1.000%, como aseguran los quiosqueros. En este sentido, señaló que los establecimientos pagarán de media unos 84 euros al mes, por lo que la cantidad a pagar será de unos 1.000 euros al año, "no al semestre como dicen los quiosqueros", declaró. Sin embargo, no solo el tamaño afecta al precio mensual a pagar, ya que también hay establecidas cuatro categorías según la calle donde se sitúen.

Mientras tanto, los quiosqueros aseguran que van a mantener sus protestas "el tiempo que sea necesario", hasta que el Consistorio de marcha atrás en su decisión. El próximo paso para tratar de acercar posturas tendrá lugar la próxima semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios