Una boda sin fecha ni lugar

  • Una pareja de novios hará mañana historia, tras numerosas incidencias, al ser la primera en contraer matrimonio en uno de los anejos de Antequera

Comentarios 2

David Batanás y Paty Carmona harán historia mañana sábado. Será la primera pareja que contraiga matrimonio en una pedanía antequerana. Pero hasta llegar aquí, estos novios han sufrido una larga agonía de espera y llantos. Incluso tuvieron que enviar hace un mes todas las invitaciones sin fecha ni lugar porque el alcalde de Antequera, Ricardo Millán, les negaba celebrar la boda en el anejo donde viven, Bobadilla Estación, o en cualquier otro lugar porque "había una orden de un juez que prohibía este tipo de celebración en los anejos", relató Paty a este periódico.

Incrédula, la pareja de novios se informó en los juzgados y allí le comunicaron que no había problemas para que se casaran en un edificio del Ayuntamiento. Por segunda vez, pidieron una audiencia con el alcalde y "no sólo nos la negó sino que a través de su secretaria nos dijo que no podíamos casarnos porque lo decía él", explicó. Cansados de tanta contrariedad, los novios se pusieron en contacto con el concejal del Partido de los Anejos y Barriadas de Antequera (PABA), Antonio Gálvez, quien solicitó en una moción que pudieran celebrarse ceremonias nupciales en los inmuebles de usos múltiples de cada anejo. Una petición que fue aprobada por unanimidad.

Pero la buena noticia les llegaba a David y a Paty con sorpresa. El regidor les comunicó que quería casarlos él por ser la primera boda que se celebra en un anejo. La pareja no salía de su asombro. "Cómo puede tener tanta cara de querer casarnos cuando él mismo nos ha puesto tantas trabas para conseguirlo durante cuatro meses. Millán nos ha hecho mucho daño y ha hecho que derramemos muchas lágrimas porque no sólo no queríamos casarnos, sino que para él todo eran problemas. Queremos que nos case Antonio Gálvez, que es quien ha logrado que nuestro sueño se haga realidad", relataba Paty.

Pero ahí no queda la cosa. Según David, el Ayuntamiento les obliga a pagar 96 euros por utilizar el edificio de usos múltiples fuera de las 12 y, además, ellos tienen que arreglar el salón donde van a casarse ya que no cuenta ni siquiera con mesa y sillas. Paty y David se niegan a pagar este extra a menos que el Consistorio sea quien les arregle la sala. Hasta ahora, las parejas debían casarse en el Ayuntamiento de Antequera, lo que suponía una molestia tanto para los novios como para los invitados, puesto que tenían que desplazarse varios kilómetros para la ceremonia y debían esperar vestidos hasta nueve horas para celebrar el banquete.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios