El plan del casco histórico de Ronda no protege buena parte de las casas colgantes

  • La falta de protección ha provocado gran sorpresa entre los arquitectos y las fuerzas políticas de la localidad

La imagen actual de las casas colgantes sobre el Tajo de Ronda puede recibir licencia para destruirse. Al menos en la parte que corresponde a la calle Tenorio, uno de las más típicas del casco antiguo de la ciudad y más fotografiadas por los turistas por sus peculiares características. Y es que el plan especial del casco histórico que se está redactando en estos momentos, y que podría ser aprobado antes de finalizar la legislatura, no otorga ningún tipo de protección para garantizar la conservación de buena parte de las viviendas de esta zona, lo que ha provocado una gran sorpresa entre algunos arquitectos y también entre las fuerzas políticas, que han pedido al equipo redactor que revise este apartado para poder conservar una de las imágenes más populares de la ciudad. De hecho, estas casas colgadas fueron utilizadas en la pasada edición de Fitur para promocionar la imagen de la ciudad junto a las casas colgadas de Cuenca, por lo que todavía ha causado mayor sorpresa la decisión.

En concreto, para buena parte de estas casas no se propone ningún tipo de catalogación, lo que facultaría a sus propietarias a tirarlas al suelo por completo si así lo desearan y cambiar la actual configuración.

Por otra parte, la propuesta de bajar la edificabilidad actual en amplias áreas del casco antiguo, que pasarían de baja más dos a baja más una, también ha conllevado importantes críticas por parte de un amplio grupo de arquitectos. Y es que esta medida podría llegar a tener consecuencias negativas para el propio Ayuntamiento de Ronda, si es que los propietarios recurren a la vía judicial para reclamar una indemnización por bajarle la edificabilidad actual. "No se le puede decir a una persona que tiene tres plantas que ahora nada más que puede hacer dos", explica uno de los arquitectos, aunque fuentes municipales explicaron que los redactores defienden esta medida para que se fomente la conservación y rehabilitación de los edificios en lugar del derribo, lo que supone un cambio en la configuración del casco y la pérdida de la actual imagen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios