El cura con devoción por la palabra

Quien conoce a Pedro Villarejo, o don Pedro como le llaman algunos, sabe de la trayectoria humana y cultural de este cordobés afincado en Estepona desde hace ya 15 años. El Ayuntamiento ha querido ahora reconocer todos los años de dedicación a los vecinos de la ciudad desde que llegó a la localidad en el año 2000 para ser el párroco titular de la iglesia de San José. Por eso, durante el tradicional acto institucional del Día de Andalucía, el Consistorio le ha nombrado Hijo Adoptivo, o lo que es lo mismo, un esteponero más, aunque para él Málaga nunca ha sido una tierra extraña, no solo por la cercanía de ambas provincias andaluzas, sino porque ya desde muy pequeño veraneaba con su familia en las playas de Torrox. "Para mí es un honor y una satisfacción porque es una distinción de un pueblo con el que llevo ya muchos años y al que le tengo un gran aprecio", manifestó.

De Don Pedro, quien estudió Ciencias Eclesiásticas en la Facultad de Teología de Granada antes de especializarse en la figura de San Juan de la Cruz, en Ávila, destaca además su faceta como escritor. Este párroco acumula ya un total de 18 libros de poesía y novela histórica, algunos de los cuales han sido premiados y entre los que destaca, entre otros, La hora deseada. Últimos días de Santa Teresa (2002, Premio Monte 2001 de narrativa religiosa), La luz mentida. Memoria y cárcel del arzobispo Carranza (2008, Premio Ateneo Ciudad de Valladolid) o Viento, soledad, manzana (2012). "Desde muy pequeño tuve devoción por la palabra, y en bachillerato tuve la suerte de tener un excelente profesor de literatura que me cultivó la pasión que yo ya tenía", expresó este sacerdote que aseguró haber escrito su primer texto a los 10 años. Ahora, agrega, está pendiente de la publicación de su último libro de prosa poética Derecho de sombra. "Me gusta leer mucho, escribir y transmitir, y siento mucha pasión por esto", añadió.

Villarejo, quien ha visitado numerosos países e incluso ha vivido durante 18 años en Argentina, acumula, además, un sinfín de anécdotas en lo que él mismo define como una vida "intensa". También ha desempeñado su labor en distintas ciudades de Andalucía, entre ellas Málaga capital y Antequera. Y ha realizado más de 35 conferencias, una de ellas, recuerda, en Nueva York, sobre Antonio Machado. "La poesía es otra de mis pasiones", comentó.

Durante el acto, que tendrá lugar hoy a las 12 de la mañana en la plaza ABC, donde también actuará la Banda Municipal de Música de Estepona, el grupo de baile flamenco de La Milana y Francisca Parientes, se harán también tres menciones especiales a ciudadanos de Estepona que han tenido relevancia en la vida pública del municipio. En la primera de ellas se reconocerá la labor de José Ponte López por su contribución al mantenimiento de las tradiciones populares como el carnaval o los coros navideños. También se reconocerá la labor de Florencia Alba, directora de la residencia de ancianos Virgen del Carmen desde 2006 e impulsora de la ampliación del centro. Además, ha organizado numerosas actividades y jornadas de puertas abiertas para los internos. Por último, el Ayuntamiento quiere reconocer también a Juan Peña Gil, propietario del bar Peña en el polígono industrial, por regentar una empresa familiar que se ha convertido en todo un símbolo para los vecinos de Estepona desde los años 90.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios