Los peligros del Caminito del Rey

  • El Equipo de Rescate en Montaña de la Guardia Civil advierte del enorme riesgo que supone cruzar el paso por el mal estado del terreno, mientras el club de escalada de la zona cree que hacerlo es "casi un suicidio"

Comentarios 7

El Caminito del Rey, situado en el paraje de embalses de El Chorro, es un punto de referencia para escaladores de toda la provincia y de Andalucía. El espectacular desfiladero de Los Gaitanes, en cuyas paredes prácticamente verticales cuelga este paso construido hace más de cien años, es un reclamo para aquellos que buscan emociones fuertes en un entorno natural de gran belleza. Sin embargo, el importante deterioro que presenta el mismo imposibilita su tránsito y desde el año 2000 está cortado al paso ya que algunos escaladores que se han atrevido a cruzarlo han perdido la vida en el intento. El último de ellos, un joven de 24 años y nacionalidad suiza, que falleció el domingo tras desplomarse el suelo que pisaba y caer de una altura de seis metros.

Uno de los participantes del rescate, Salvador Morales, miembro del EREIM, Equipo de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil, explicó que "es todo un riesgo atravesar el camino", que tiene una longitud de tres kilómetros y una anchura de tan sólo un metro. "La antigüedad de la construcción del camino y los materiales con los que fue realizado de arena y grava hacen que se haya desprendido en muchos tramos en los que tan sólo queda la vía férrea en el aire", explicó Morales. Los escaladores atraviesan estos tramos en los que sólo queda la vía del tren que servía a principios del siglo pasado para transportar mercancías, enganchados a un cable de acero, que se suspende en algunas zonas a más de cien metros de altura.

"Hemos inspeccionado el cable y parece que resiste pero lo utilizan cuando no hay paso pero no piensan en que se puede caer el suelo que pisan y aquí está el peligro de cruzarlo", comentó el Guardia Civil, que agregó que la última víctima "no tuvo suerte", a pesar de ir "muy bien preparado" con el equipo de escalada.

No ha sido esta la única vez que el Caminito del Rey se viste de luto. En el año 2000 tres jóvenes fallecieron al intentar cruzar de una pared a otra del desfiladero utilizando una vieja tirolina que se desprendió con el peso de los tres. Un año antes murió otro excursionista. Esto hizo que las autoridades competentes tomaran cartas en el asunto y se demolieron los dos accesos, aunque esto sigue sin alejar a los excursionistas amantes del riesgo.

Desde el club de Espeleología de Pizarra, su presidente Sebastián Escudero, que lleva treinta años practicando escalada, indica que El Chorro es todo un emblema y ha sido una "escuela de escalada" para los aficionados de toda la provincia, que se sienten sobre todo atraídos por las vistas que se contemplan desde el camino con el río debajo, a pesar de ser conocedores del peligro que entraña.

Escudero comenta que hay muchas vías en la zona de las que pueden disfrutar los escaladores, así como senderistas "sin necesidad de cruzar el paso". "En el estado en el que actualmente se encuentra yo diría que es casi un suicidio pasarlo", afirma, y señala que muchas veces los accidentes se producen por falta de experiencia.

Un riesgo para los que practican este deporte de riesgo pero también para los cuerpos de rescate. "El pasado domingo nos jugamos la vida para sacar a la víctima, ya que los efectivos nos tuvimos que colgar del cable con la camilla con el peso que ello ejerce", comenta el componente del EREIM.

Tanto los clubes de escalada como los expertos de rescate piden una inmediata rehabilitación de este lugar. Un proyecto que acumula muchos años de retraso, aunque recientemente se ha retomado por parte de la Diputación Provincial de Málaga que está buscando financiación de otras instituciones para ejecutar el proyecto de mejora del espectacular paso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios