El yacimiento de Acinipo sufre una oleada de expolios en el último mes

  • La asociación encargada de velar por este espacio detecta hasta 400 agujeros · Se ignoran los restos sustraídos, aunque se sospecha que son sobre todo monedas

La asociación amigos de Acinipo denunció una nueva oleada de expolios en este yacimiento arqueológico, que se habría producido a lo largo del último mes y medio. En concreto, los guardas del recinto han detectado unos 400 agujeros a lo largo de este período, siendo algunos de ellos de considerables dimensiones. Además, los responsables de estas acciones habrían empleado palas y azadas para extraer los objetos detectados. Ello estaría motivado por la mayor sofisticación de los detectores de metales, que permiten fijar la presencia de objetos a una mayor profundidad y llegar a distinguir el tipo de metal del que se trata.

De momento, se desconoce la cantidad de objetos que han podido ser sustraídos, aunque se sospecha que principalmente han sido monedas, aunque también podrían haberse hecho con fragmentos de bronce de piezas de mayor tamaño. Además, se sospecha que la actuación podría extenderse a otros puntos que se encuentran fuera del recinto donde también hay yacimientos que no cuentan con ningún tipo de vigilancia.

En cuanto a las entradas que se han producido en el recinto, serían cuatro las que se han detectado en este tiempo por diferentes puntos, aunque no se ha producido ninguna detención hasta el momento. Los daños en la valla de cerramiento son diversos y se sospecha que todas las acciones se han realizado por la noche. Precisamente, el delegado provincial de Cultura, Manuel García, mantuvo ayer una reunión con los diferentes representantes de los cuerpos de seguridad de la zona, con el objetivo de reforzar la presencia de patrullas nocturnas por la zona. Para ello se ha establecido un plan en el que participan efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, Policía Nacional y la Patrulla Verde del Ayuntamiento de Ronda.

Además, se baraja la posibilidad de introducir medidas de vigilancia pasiva, con refuerzos en la valla y la instalación de cámaras de vigilancia, aunque para ello se deberá contar con la autorización de la Subdelegación del Gobierno. De este modo, se complementaría la presencia actual de guardas, que se mantiene en horario de mañana y tarde.

Por otra parte, se ha establecido un dispositivo de respuesta ante una posible alerta de entrada. Con ello se quiere que la actuación sea más efectiva y cada cuerpo de seguridad tenga asignado un punto al que acudir para cubrir todas las posibilidades de huida de los expoliadores si son descubiertos. En este sentido, el delegado municipal de Seguridad, Rafael Lara, ha pedido a los vecinos que alerten de cualquier presencia sospechosa o de coches extraños en la zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios