Bicentenario

Bailén, 200 años

  • El 19 de julio se cumplen dos siglos desde la derrota de los franceses en la ciudad jiennense. La batalla se produjo tras sublevarse las capitales andaluzas contra la invasión y configurarse un ejército formado en gran parte por voluntarios

Técnicamente, la de Bailén no fue la primera derrota francesa en España tras la invasión del país en 1808. Fue en Cádiz, donde los navíos franceses allí apostados fueron apresados tras cinco días de combates. Eso sucedió en junio. Días más tarde, 19 de julio de 1808, tendría lugar famosa batalla, de la que se conmemora este año el 200 aniversario. Fue la primera derrota en campo abierto del ejército de Napoleón. El día de la efeméride, el Ayuntamiento inaugurará un centro de interpretación del suceso y organizará una recreación de madrugada, aunque la gran escenificación tendrá lugar en los primeros días del mes de  octubre. La conmemoración contará, además, con el desfile de la Brigada de Infantería Guzmán el Bueno.

¿Cuál fue el origen de la batalla? Para ello, hay que viajar a Cádiz. En aquellos primeros meses de 1808, era un enclave estratégico fundamental. En sus alrededores, tres años antes, había acontecido la batalla de Trafalgar. Y todavía resonaban sus ecos: cinco navíos y una fragata francesa habían sido reparados en la capital gaditana y unos 3.500 soldados franceses instalaron allí su cuartel general. En un principio, eran bienvenidos, ya que España era aliada de Francia frente al enemigo común inglés. Pero en cuestión de días esta alianza iba a darse la vuelta como un calcetín.

Tras los sucesos del 2 de mayo en Madrid, Napoleón envía a Cádiz 22.000 soldados, al mando del general Dupont. El objetivo, en un principio, es proteger a la flota francesa de un posible ataque, en un momento en que se acaba de conquistar Portugal y los británicos han perdido a uno de sus fieles aliados.

Cuando esta estrategia está en marcha, Bonaparte se encontrará de bruces con la sublevación en Andalucía. Como señala Alberto Ramos, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Cádiz, la noticia de la insurrección de Madrid y su posterior aplastamiento tarda días en propagarse. “En Andalucía las autoridades recordaron en los días siguientes que los franceses eran amigos. En Extremadura y León se producen revueltas, pero son por el hambre, ya que  el ejército francés requisan los alimentos para víveres en su campaña de Portugal”.

A finales de mes sí se produce la insurrección, con una fecha concreta: 27 de mayo de 1808.  Es entonces cuando llega la noticia de la revuelta en Madrid, en protesta por el confinamiento de la realeza española, representada por Carlos IV y su hijo Fernando VII, en Bayona. En Sevilla, una turba toma enfurecida el Alcázar y se forma una junta de defensa. El nuevo organismo se considera a sí mismo como el poder legítimo. La situación la explica Alberto Ramos: “En virtud de la tradición pactista que viene del siglo XVII, cuando hay un vacío de autoridad es el pueblo el que asume la soberanía que tiene concedida el rey”.

Así es. La primera medida de la junta de Sevilla es enviar un emisario a los gobernadores de las capitales andaluzas. Se les conmina a que se adhieran a la sublevación y se les solicita ayuda para formar un ejército que detenga a Dupont. Sea por presión popular o por convicción,  todos aceptan. Ese es el principio de la formación de lo que entonces se conoció como el Ejército de Andalucía. Antes de que entrara en acción ya se había producido, en la primera mitad de junio, la victoriosa primera escaramuza militar en Cádiz, con el objetivo de parar a Dupont.

Mientras, en el Campo de Gibraltar permanece apostado el general Castaños, al mando de 9.000 soldados. En esta zona y en Cádiz se concentra la mayor parte del contingente del Ejército español en el Sur, allí presente porque, hasta entonces, el enemigo era Inglaterra, un país que ya utilizaba Gibraltar como base estratégica. Castaños recibe la notificación de Sevilla para que se ponga al mando del contingente que debe detener a Francia.

El reclutamiento, al que están llamados todos los varones de entre 18 y 60 años que no sean cabeza de familia, es un éxito. A ello ayuda la indignación por el saqueo de Córdoba a manos francesas, a donde llegan a finales de junio tras una escaramuza militar. Hay tal colapso en las adhesiones quedan descartardas diez mil personas. Más tarde, españoles y franceses se encontrarán en Bailén el 19 de julio. Según el profesor de la Universidad de Sevilla Manuel Moreno Alonso, la victoria en Bailén reforzará, ya para los próximos años, las ideas de patria y nación que después resultarán decisivas en las Cortes de Cádiz. No sólo fue la primera derrota militar a campo abierto del Ejército de Napoleón. También fue decisiva a la hora de configurar una nueva idea de España.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios