Salud Sin Fronteras

Anorexia y bulimia

HACE unos días conocimos la iniciativa del Departamento de Salud y del Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) por la que han presentado una denuncia a la fiscalía contra 15 blogs de internet por promover la anorexia y la bulimia.

Según ambas instituciones, los contenidos de estas páginas web podrían incurrir en un delito de lesiones por ensalzar los trastornos alimentarios y conductas contrarias a la salud y han alertado de una amplísima proliferación de contenidos en internet que hacen apología de estas prácticas como estilos de vida. La anorexia y la bulimia son trastornos del comportamiento alimentario de una gravedad extrema que afectan de manera especial a personas adolescentes y jóvenes generando una situación muy peligrosa para su salud y muy difícil para sus familias.

Estos trastornos suponen un desafío nada fácil para los servicios sanitarios ya que, por la complejidad de los cuadros clínicos, requieren el trabajo conjunto de diferentes especialistas actuando de manera coordinada en unidades clínicas que integren muchas disciplinas del conocimiento en medicina. No es satisfactoria la respuesta preventiva y asistencial en el conjunto de la sanidad española frente a los trastornos del comportamiento alimentario dada la desigual respuesta que se da en la sanidad pública cuando se comparan los diferentes territorios de España. Queda mucho camino por recorrer y en ese sentido, abogo por el impulso de planes específicos para estos problemas de salud.

Pero desde mi punto de vista, la llamada de atención que las autoridades catalanas hacen sobre este problema generado por la existencia de paginas web que incitan a la anorexia y la bulimia, es una iniciativa que merece la pena aplaudir y apoyar. Es probable que el recorrido judicial de esta denuncia sea difícil y tortuoso; pero en cualquier caso, es una llamada de atención sobre un problema de salud de gran complejidad y trascendencia.

Los pacientes afectados presentan con frecuencia trastornos de la personalidad, baja autoestima y ansiedad. La malnutrición provoca una serie de trastornos físicos y psíquicos que alteran su capacidad de relacionarse socialmente y que afecta a su rendimiento escolar e intelectual. Sufren un cuadro de enorme gravedad y con un pronóstico sombrío; las familias afectadas se ven inmersas en un auténtico calvario.

La iniciativa catalana es de agradecer y seguro que debe servir para generar una mejor respuesta preventiva y asistencial al tiempo que debería suponer una reflexión sobre la necesidad una legislación que impida y castigue estas prácticas que promueven la anorexia y la bulimia usando las nuevas tecnologías de la comunicación. Esperemos un desenlace positivo a la denuncia de las autoridades de Cataluña que es una iniciativa que debería tener el respaldo y el apoyo del ministerio de sanidad y del defensor del pueblo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios