Salud

Atajar el cáncer en los países pobres requiere un esfuerzo similar al emprendido contra el sida

  • Esta enfermedad es una de las principales causas de mortalidad en las naciones empobrecidas.

La carga que supone el cáncer para los países empobrecidos podría reducirse drásticamente sin necesidad de grandes esfuerzos económicos y con una campaña de prevención global similar a la desarrollada en los últimos años en la lucha contra el sida, según un estudio científico publicado este lunes por la revista Lancet.  

Investigadores estadounidenses que forman parte del Grupo de Trabajo Global para el Aumento del Acceso al Tratamiento y Control del Cáncer en los Países en Desarrollo (GTF.CCC, por sus siglas en inglés), señalan en el estudio que el cáncer es una de las principales causas de mortalidad en las naciones empobrecidas y, sin embargo, las autoridades de esos países desatienden los planes de prevención y tratamiento necesarios para reducir la enfermedad.  

Aunque los países en desarrollo sólo invierten el 5% de los recursos mundiales destinados en la lucha contra el cáncer, la carga de esta enfermedad es mucho mayor que en los países desarrollados. Más del 80% de los fallecimientos por cáncer registrados en el mundo se producen en países empobrecidos, aseguran.  

"Ha llegado el momento de enfrentar y refutar la creencia generalizada de que el cáncer permanecerá sin tratamiento en los países pobres", indicaron los autores de la investigación, liderados por Felicia Knaul, de la Iniciativa de Equidad Global de Harvard.  

El estudio señala que diversos tipos de cáncer, como el de pulmón, suponen la mayor carga económica en el sistema sanitario de los países de ingresos medios y bajos, pero añade que podría ser tratado con medicamentos genéricos de bajo coste.  

El documento cita como ejemplo al medicamento tamoxifen, utilizado contra el cáncer de pecho, y dice que en Malaui, Camerún y Ghana la utilización de tratamientos genéricos de quimioterapia contra el linfoma de Burkitt, con una tasa de efectividad del 50%, podría reducir los costes a 50 dólares por paciente.  

"Esos medicamentos deben ser el centro de los programas para el tratamiento de cáncer, en lugar de los caros medicamentos con patente", señalan los autores del estudio.  

Según GTF.CCC, los índices de cáncer en los países de ingresos medios y bajos han aumentado de forma drástica desde 1997. Entonces, dichas naciones registraban el 15 por ciento de los nuevos casos de cáncer aparecidos en todo el mundo; en 2008, la cifra ascendió hasta el 56% y para 2030 podría elevarse hasta el 30%.  

Los autores del documento señalan además que hay otro tipo de medidas que no supondrían grandes inversiones económicas pero que podrían reducir notablemente los casos de cáncer, como la prevención contra el tabaquismo y el incremento de campañas de sensibilización para concienciar sobre la necesidad de pasar revisiones médicas para la pronta detección de la enfermedad.  

Los científicos critican lo que describen como la "creencia de la comunidad sanitaria" de que el cáncer no puede ser tratado en los países pobres por el elevado coste del tratamiento, "argumento similar a los utilizados hace más de una década" respecto al tratamiento del sida. Además, concluyen que, igual que el VIH, el cáncer debe ser "una prioridad sanitaria y ética urgente" en los países en desarrollo.  

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios