Biomedicina

Cuantifican la capacidad de autorreparación del corazón

  • Tras un infarto, se liberan células madre al torrente sanguíneo para reparar el daño.

Cuando el corazón sufre un daño, como puede ser un infarto, se ponen en marcha una cadena de procesos que conllevan la liberación de células madre al torrente sanguíneo con el objetivo de reparar el tejido cardíaco dañado. Un nuevo estudio apunta la importancia de conocer en qué enfermos es necesario implantar mayor número de células y cuál es el mejor momento para hacerlo.

Científicos de la Red de Investigación Cardiovascular, que pertenece al Instituto de Salud Carlos III, han medido por primera vez la relación entre el área cardíaca dañada y la cantidad de células madre que circulan por la sangre para reparar la zona lesionada.

El dato más sorprendente de este estudio, publicado en la Revista Española de Cardiología, es que el número de células madre en sangre es tres veces mayor en los pacientes que sólo presentaban una arteria dañada, frente a los que tenían dos o tres arterias afectadas.

"La lógica invitaría a pensar que cuanto mayor es el número de arterias lesionadas, mayor será la cantidad de células madre en sangre destinadas a reparar el corazón", explica Manuel Jiménez Navarro, coordinador de este trabajo. "Sin embargo, esta investigación demuestra que no es así".La cuantificación ha podido realizarse gracias a una técnica llamada citometría de flujo, que permite cuantificar la cantidad de anticuerpos que rodean a las células madre en la sangre, aportando un indicador del número de células madre que circulan en la sangre. El trabajo revela que los pacientes que han sufrido un infarto tienen mayor número de células madre circulantes en sangre que los pacientes libres de enfermedad, en una proporción de 14 a 1.

También la cantidad de mediadores es mayor en los pacientes infartados respecto a las personas sanas, en una proporción de 8 a 1.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios