Nuevas vías terapéuticas para tratar a pacientes con problemas cardiovasculares

  • Más opciones farmacológicas para personas sometidas a una intervención coronaria

El infarto de miocardio es una grave manifestación de la enfermedad coronaria, que se da cuando las arterias se estrechan o se obstruyen debido a los depósitos de colesterol y grasa. En algunos casos la placa arterial puede romperse, lo que provoca un trombo que puede bloquear parcial o totalmente el suministro de sangre a determinadas partes del corazón, desembocando en un Síndrome Coronario Agudo (SCA). Muchos pacientes son sometidos a una Intervención Coronaria Percutánea (ICP) con el fin de reabrir la arteria, que normalmente implica la colocación de un stent. Después de este tipo de intervención, los enfermos deben tomar antiagregantes plaquetarios para prevenir la posterior formación de coágulos sanguíneos potencialmente mortales.

Daiichi Sankyo planea lanzar Prasugrel - que ha sido codesarrollado con Eli Lilly y que está siendo copromocionado por ambas, está actualmente aprobado para pacientes con SCA sometidos a ICP- en el mercado español este año. Reinhard Bauer, consejero delegado en Europa de Daiichi Sankyo, aseguró que "2009 fue el año del lanzamiento al mercado de Prasugrel y 2010 será el año de la expansión". Prasugrel actúa reduciendo la tendencia de las plaquetas a unirse o agregarse unas a otras, agregación que puede bloquear las arterias y provocar un infarto. Comparado con el tratamiento de referencia existente (clopidogrel), los estudios clínicos han demostrado que la eficacia de Prasugrel es casi un 20% superior, y alcanza el 30% en pacientes diabéticos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios