Sólo el 2,6% de los pacientes intervenidos de cáncer de recto recae

  • La práctica que está registrando estos resultados es la escisión del mesorrecto.

Sólo el 2,6% de los pacientes intervenidos de cáncer de recto recae tres años después de la cirugía, gracias a la escisión del mesorrecto, una práctica quirúrgica que consiste en extirpar el tejido que rodea la zona.

La creación de equipos multidisciplinares y la unificación de criterios han supuesto un paso decisivo en el manejo de estos pacientes al que ha contribuido una iniciativa de la Asociación Española de Cirujanos (AEC), conocida como Proyecto "Vikingo", porque trata de reproducir la experiencia de los países escandinavos.

Alrededor del 20% de los casos que se intervienen quirúrgicamente en España está incluido en este Proyecto, que en la actualidad cuenta con la participación de 58 hospitales con más de 4.300 pacientes.

A lo largo de este año se sumarán otros trece hospitales, por lo que este porcentaje se verá aumentado de forma importante, ha explicado Héctor Ortiz, presidente del Comité Científico de la AEC y coordinador de un doble curso sobre cirugía de recto que, desde ayer, reúne a más de doscientos profesionales en el Hospital San Carlos de Madrid.

A través del Proyecto "Vikingo", la Asociación pretende extender por toda España la cirugía y el tratamiento multidisciplinar del cáncer de recto, que en la actualidad presenta aún una importante variabilidad entre cirujanos y equipos quirúrgicos.

Cada año se diagnostican en España alrededor de 9.000 casos de cáncer de recto y, cuando es posible, la técnica quirúrgica de elección es la escisión del mesorrecto.

La buena práctica de esta intervención es crucial si se tiene en cuenta que prácticamente la totalidad de los pacientes intervenidos por esta causa que presentan recidiva local tres años después de la operación acaba falleciendo.

"Existe una estrecha relación entre el grado de afectación del mesorrecto y el pronóstico tras la intervención quirúrgica. Por ello, en la cirugía del cáncer de recto con intención curativa se propugna la inclusión de la exéresis total del mesorrecto", ha puntualizado el profesor.

A pesar de la importancia de esta técnica en el manejo de esta enfermedad oncológica, hasta la puesta en marcha en el año 2002 del Proyecto Vikingo se desconocían los resultados de su utilización en España.

Hasta ese momento no había ningún registro representativo de la práctica de escisión de mesorrecto en este país, algo fundamental a la luz de los excelentes datos actuales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios