El abuso hace que los antibióticos sean cada vez menos eficaces

  • Expertos auguran un "panorama sombrío" en la investigación sobre estos fármacos y creen necesario que las farmacias dejen de venderlos sin receta · La OMS pide más esfuerzos a usuarios y gobiernos

Han pasado más de diez años desde que se publicó la Estrategia Mundial de la Organización Mundial de la Salud para la Contención de la Resistencia a los Antimicrobianos. Y a pesar del interés y el punto de vista de especialistas en patología infecciosa, expertos en farmacoeconomía o microbiólogos, el problema está más que presente. Se usan mucho y mal los antibióticos y eso hace que sean cada vez más inútiles. La OMS dedica hoy el Día Mundial de la Salud a este problema.

El fenómeno es consecuencia de la capacidad de ciertos microorganismos (por ejemplo, bacterias y virus) de neutralizar el efecto de los medicamentos, como los antibióticos. La resistencia surge por la mutación del microorganismo o por la adquisición del gen de resistencia . Así, por ejemplo, un alto porcentaje de infecciones hospitalarias se debe a bacterias muy resistentes, como Staphylococcus aureus resistente a la meticilina.

El uso inapropiado, entendiendo por tal el innecesario, incremente el problema sin ningún sentido, pero también hay usos inapropiados por dosificación incorrecta, por duración excesiva o por falta de otras medidas encaminadas a la resolución de la infección que seleccionan con mayor facilidad las resistencias que el empleo óptimo en indicación, dosis y duración. La OMS exhorta hoy a los principales interesados directos -instancias normativas y de planificación, ciudadanos y pacientes, personal sanitario, médicos prescriptores y farmacéuticos e industria farmacéutica- a que piensen en luchar contra la resistencia a los antimicrobianos, asuman esa responsabilidad y actúen en consecuencia.

Una disquisición clave en este asunto es si es necesario impulsar más que antes la investigación y desarrollo de nuevos antibióticos o es cuestión de usar mejor los que tenemos. Según Javier Cobo, del servicio de Enfermedades Infecciosas Hospital Ramón y Cajal, de Madrid, "lamentablemente muchas compañías farmacéuticas se han ido apartando de la investigación en antibióticos. Otras áreas terapéuticas parecen actualmente más rentables. No es lo mismo tratar durante siete días una neumonía, aunque haya muchas neumonías, que tratar una enfermedad de párkinson durante 20 años...". En su opinión, "los nuevos antibióticos tienden a restringirse y su desarrollo es muy costoso. Si sumamos la reducción en el número de antibióticos comercializados en los últimos años al incremento de las resistencias podemos comprender que el panorama para los próximos años se vislumbra sombrío, incluso aunque consiguieramos emplear muy eficazmente lo que tenemos".

La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica y del grupo de estudio de los Mecanismos de Acción y Resistencia de los Antimicrobianos, han recordado con motivo de esta fecha que solo hay que tomar el antibiótico que prescribe el médico y con la duración que éste indica. Asimismo, el papel del farmacéutico tiene que ser el de informar a los pacientes y asegurar que se sigan fielmente las indicaciones y la duración del tratamiento. Igualmente es estrictamente necesario que se deje de suministrar antibióticos sin receta en las farmacias.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios