Un 20% de las asociaciones aún no utilizan las redes sociales

  • Nace una guía para fomentar la cultura de internet en los colectivos de pacientes.

El movimiento asociativo de pacientes, y de la ciudadanía participativa en general, ha vivido al igual que otros colectivos de índole social un impulso gracias a las redes sociales y algunas de las virtudes de la cultura de internet. Con la mira puesta en apoyar a las asociaciones de pacientes a iniciarse en el mundo de las redes sociales, la compañía biomédica Pfizer ha elaborado la Guía de Redes Sociales para Asociaciones de Pacientes. En ella recoge una serie de consejos y directrices sobre las funcionalidades de las diversas herramientas sociales.

De hecho, la presencia en redes sociales de las asociaciones de pacientes ha crecido un 33% desde 2012, pero todavía hay un 21% de asociaciones que no cuentan con perfil en estos canales, según datos del II Sondeo Pfizer de Asociaciones de pacientes 2.0. Esta misma encuesta revelaba que, además de la falta de tiempo y de personal, la falta de conocimiento era uno de los principales motivos esgrimidos por las asociaciones para no abrir perfiles digitales. De hecho, el 93% de las organizaciones encuestadas estaría interesada en recibir formación específica para mejorar el uso de sus canales sociales. El documento esta disponible para su descarga de manera gratuita en la web de la compañía (www.pfizer.es) y ofrece información principalmente práctica para el uso de estas plataformas. Además de detallar los fundamentos y particularidades de la Web 2.0, trazando un panorama general de la importancia de la presencia digital para las asociaciones de pacientes, lo más llamativo son las prácticas guías de uso, en forma de "paso a paso" que permiten al usuario consultar la información que necesita de manera rápida. Por ejemplo, como los usuarios poco experimentados en redes sociales suelen tener dudas sobre las reglas y particularidades propias de estas herramientas, en este manual pueden encontrar gráficos que explican cómo crear una cuenta de Twitter o de Facebook, con capturas de pantalla que ilustran cada una de las etapas del registro.

Por otro lado, para aprender a gestionar estas plataformas, en el manual se detallan las diferentes formas de uso que pueden darse a las redes sociales: información para personas afectadas y familiares, servicios de consultas, notoriedad de la asociación, etcétera. También se incluyen consejos sobre qué hacer y qué no hacer en redes sociales o un glosario con algunos conceptos claves del mundo 2.0.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios