Las mujeres podrán pactar con el personal sanitario cómo quieren afrontar su parto

  • Las parturientas podrán elegir el lugar dónde tener a su bebé y solicitar que se les suministre analgesia para manejar el dolor.

La consejera de Salud, María Jesús Montero, señaló este miércoles que su departamento ha creado un documento, denominado Plan de Parto y Nacimiento, que recogerá los deseos y expectativas de las futuras parturientas y gracias al cual podrán pactar con los profesionales sanitarios como quieren llevar a cabo su parto.

Durante su comparecencia en la Comisión del ramo de la Cámara autonómica, Montero concretó que este plan es un documento escrito que se ofrece a la futura madre entre las semanas 28 y 32 de gestación para que exprese sus preferencias.

Así, y una vez cumplimentado, se incorpora a la práctica clínica y determina las prioridades de la mujer, si bien salvaguardando las contingencias y las garantías necesarias que puedan presentarse durante el desarrollo del embarazo y parto.

Sea como fuere, las futuras madres podrán elegir la posición que quieren adoptar durante el parto -acostada, de pie, en cuclillas- y en qué lugar lo quieren llevar a cabo. También podrán disponer del uso de la bañera durante la dilatación y solicitar la participación de su pareja en todo el proceso. 

Las mujeres podrán determinar si desean que se les suministre algún tipo de analgesia para el manejo del dolor o si necesitan el apoyo de un traductor durante el parto. Este documento contiene también información sobre lactancia, la administración de medicamentos preventivos para el bebé o el contacto piel con piel.  

Según Montero, este texto, que ha sido consensuado con la Sociedad Andaluza de Ginecología y Obstetricia (SAGO) y con la Asociación Andaluza de Matronas, estará en funcionamiento en 34 centros hospitalarios y se enmarca en el Programa de Humanización de la Atención Perinatal de la Consejería de Salud, que en 2010 estará funcionando en todas las maternidades andaluzas y que ofrecerán a las mujeres la opción del parto vertical.

Una decena de hospitales pondrán a disposición de las futuras madres que así lo soliciten bañeras para llevar a cabo parte de la dilatación, pues la inmersión en agua durante este proceso reduce la percepción del dolor y disminuye la necesidad de medicamentos analgésicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios