Las mujeres son más susceptibles al daño orgánico producido por la ingesta de alcohol

  • El 8% de los pacientes vistos por internistas presentan un consumo alcohólico de riesgo

El nivel de ingesta de alcohol se ha incrementado notablemente en los últimos años, y cada vez a edades más tempranas. De hecho, es la sustancia de abuso esporádico más extendida entre la población española. Asimismo, se estima que alrededor del 5% de la población ingiere una cantidad de alcohol que entraña riesgo de padecer múltiples consecuencias. Sin embargo, todavía sigue siendo insuficiente la sensibilización de los profesionales sanitarios en cuanto al riesgo y los problemas vinculados al consumo de bebidas alcohólicas. Por ello, con el objetivo de presentar las últimas líneas de investigación en este área, se celebra en Salamanca la I Jornada sobre Alcohol y Alcoholismo, organizada por el Grupo de Trabajo de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

Según explica el doctor Javier Laso, coordinador del Grupo de Trabajo de Alcohol y Alcoholismo de la SEMI, las múltiples repercusiones orgánicas que conlleva el consumo de esta sustancia en los problemas infecciosos y en las patologías cardiovasculares son aspectos menos conocidos". "En este sentido -apunta este experto- se debería considerar, por ejemplo, la vacunación antineumocócica y probablemente también la antigripal en pacientes alcohólicos.

En el marco de esta Jornada, la doctora Rosón, del Servicio de Medicina Interna del Hospital de Bellvitge (L'Hospitalet), presenta, como directora técnica del Registro Clínico Nacional sobre Alcohol en pacientes ingresados en Servicios de Medicina Interna, los resultados del mismo, en el que se ha evaluado la prevalencia y las formas de registro médico de consumo de alcohol en más de 1.000 pacientes ingresados en Servicios de Medicina Interna de 21 hospitales españoles. Los resultados demuestran que aproximadamente el 8% de estos pacientes presentaban un consumo alcohólico de riesgo, y cerca de un 4% tenían dependencia del alcohol. Por otra parte, en este mismo estudio se ha constatado que "al realizar la historia clínica de ingreso, al 40% de los pacientes no se le había interrogado acerca del consumo de alcohol; y en los casos en que se había registrado este dato, sólo se había cuantificado el consumo de bebida alcohólica en un 18% de los pacientes, lo que refleja el defectuoso método de detección por parte del médico que les atiende.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios