Los programas educativos reducen la mortalidad por sepsis en los hospitales

  • El Hospital Son Llatzer de Palma de Mallorca es el único que cuenta en España con una unidad de este tipo.

Las campañas para difundir y mejorar las prácticas médicas y de enfermería que se utilizan para tratar las infecciones de los enfermos críticos han conseguido reducir en un diez% la mortalidad hospitalaria por sepsis, enfermedad que mata cada año en España a 13.000 personas.

A esta conclusión ha llegado un estudio coordinado desde el Hospital de Sabadell en colaboración con la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc), y que este viernes se ha presentado en Barcelona en el transcurso del XV Simposio Internacional sobre Infecciones en Pacientes Críticos.

Uno de los responsables del estudio, el doctor Antonio Artigas, del Hospital de Sabadell, ha subrayado, en conferencia de prensa, la importancia de implantar programas educativos que cambien la rutina asistencial de manera que se reduzcan en los hospitales los casos de sepsis, cuya tasa de mortalidad, del 35-54%, es superior a la del infarto de miocardio y a la del cáncer de mama o colon.

La sepsis, una de las enfermedades más prevalentes y que provoca más mortalidad entre los pacientes de los hospitales, es una afección generalizada producida por la presencia de microorganismos patógenos o de sus toxinas en la sangre.

Artigas ha explicado que la mejora de aspectos terapéuticos como, por ejemplo, la administración precoz de antibióticos en la primera hora tras detectar una sepsis grave y no en las seis primeras permite salvar más vidas.

En España se registran cien pacientes con sepsis por cada cien mil habitantes cada año, de los que entre un 30 y un 40% acaban desarrollando una sepsis grave, la principal causa de muerte en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Artigas y el presidente de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias, Cristóbal León, han subrayado la importancia de crear unidades multidisciplinares en los hospitales para actuar con rapidez en los casos de sepsis graves, tras advertir que en muchas ocasiones el problema es que los enfermos llegan a la UCI muy tarde.

De momento, sólo el Hospital Son Llatzer de Palma de Mallorca cuenta en España con una unidad de este tipo, aunque se están poniendo en marcha iniciativas similares en otros centros.

En el mismo congreso internacional el presidente de la Sociedad Americana de Medicina Intensiva, Micthell Levy, ha presentado los datos de la campaña internacional para mejorar la supervivencia de la sepsis.

Las principales sociedades científicas internacionales del paciente crítico lanzaron hace unos años esta campaña, que incluyó la edición de unas guías terapéuticas para intentar reducir en un 25% las cifras el año 2009.

Levy ha apuntado este viernes que los programas educativos han contribuido a que haya bajado en una media del 20% la mortalidad de los enfermos que desarrollan una sepsis grave en el conjunto de los países en los que se ha aplicado y que suman un total de 166 hospitales. En estos hospitales se ha hecho un seguimiento de 15.000 enfermos de las unidades de cuidados intensivos y de urgencias.

"Se trata de sistematizar las prácticas. Hay muchas medidas que parecen simples pero que también son fáciles de olvidar y hay que tenerlas siempre en cuenta", ha señalado el presidente de la Sociedad Americana de Medicina Intensiva, tras lamentar que sólo el 10% de los centros sanitarios cumplen las normas y recomendaciones de manera estricta.

La puesta en marcha de la campaña incrementó el cumplimiento de las normas desde este 10% al 31,3% en dos años, lo que acabó comportando también una reducción de la mortalidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios