La vida sexual se puede recuperar con ayuda médica

  • La cirugía, la radioterapia y determinadas terapias hormonales generan disfunción sexual en este grupo de pacientes

Un problema habitual de los pacientes que padecen un cáncer de próstata procede de las limitaciones a la vida sexual. Éstas son las consecuencias del tratamiento del cáncer próstata, aunque el grado suele epender del tipo de terapia utilizada. Si el tratamiento es la cirugía radical los efectos adversoso más comunes son la disfunción sexual y la incontinencia urinaria. Los tratamientos mediante radioterapia también tienen estos efectos pero con menor frecuencia. Y en el caso, del tratamiento hormonal también aparece la incapacidad para tener erecciones.

Estos problemas tienen solución si uno acude al especialista apropiado pero a veces, el problema puede solaparse por las reticencias sobre su comunicación. Según Ignacio Moncada, presidente de la Asociación Española para la Salud Sexual, como el cáncer de próstata aparece a una edad avanzada "los pacientes a menudo piensan que tener problemas de erección es algo normal. Es erróneo ". Ello repercute en la calidad de vida, porque " hay casos en los que el afectado oculta el problema provocando incomunicación y distanciamiento con la pareja". A la idea de la baja sexualidad con la edad, se suma el hecho de que " muchas veces se cree que los tratamientos son peligrosos o poco efectivos".

Sin embargo, el doctor Moncada señala la eficacia de los fármacos "que potencian el efecto de la estimulación sexual haciendo que la erección sea más rígida y duradera". Y las alternativas para aquellos que no esponden al medicamento, como las "inyecciones intracavernosas y la cirugía de implante. La intervención quirúrgica es una solución definitiva y muy efectiva si esta realizada por un experto", explica.

Según Moncada, "la salud sexual es parte integral de la salud del individuo. Una persona no está sana si su sexualidad está alterada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios