Devoción a través de los varales

El cofrade casa quiere

Ya lo comenté: sólo quedan tres hermandades que este año tienen que montar tronos en tinglaos. Sin embargo, la casa de hermandad de Crucifixión avanza y podrán salir del edificio en construcción, en calle Diego de Siloé, en la zona de El Ejido y junto a la parroquia del Buen Pastor, su sede canónica. No hay que añorar el pasado de andamios provisionales que había que montar y desmontar cada vez, pero tampoco olvidarlo para no perder la perspectiva del esfuerzo que hay que hacer para conseguir un gran patrimonio cofrade. Crucifixión tiene también que culminar proyectos artísticos, pero finalizar la obra es prioritario.

Natural como una llama

Los partidarios de la luz natural estamos de enhorabuena porque el Coronado de Espinas, titular de la Cofradía de Estudiantes, no llevará en su trono las antiestéticas bombillas de los cuatro faroles que flanquean la imagen. Será parafina lo que arda en su lugar. Lo aprobó la junta de gobierno, pero antes hubo que cerciorarse de que tanto los soportes como su entorno estarían en condiciones de resistir al calor de las llamas. Tengo en mi despacho dos fotografías de mi cofradía que conservo como oro en paño porque tanto el Cristo como la Virgen no tienen otra compañía que la luz natural de las velas.

La música que alimenta

Me suscribí al boletín informativo de la Banda Municipal de Música para conocer con antelación sus próximas actuaciones. Me emociona leer que este Lunes Santo interviene en el acto penitencial de Estudiantes en la plaza del Obispo y el Viernes Santo acompaña a Nuestro Padre Jesús del Santo Sepulcro. La música ya forma parte de la cultura cofrade como algo fundamental. Vamos a ver procesiones y a escuchar música. Antes era accesoria y ahora nos alimenta. Como en los buenos restaurantes, la carta atrae al comensal. Me llegaron también las crucetas musicales del Cautivo y de la Trinidad. ¡Buen menú! ¡Buen menú!

Una cita con el maestro

La Asociación de la Prensa de Málaga es hermana honoraria de la Cofradía de la Columna. Día entrañable el Lunes Santo en que una comisión de periodistas acompañamos a María Santísima de la O con ofrenda floral en la casa de hermandad por la mañana y participación en la procesión por la tarde cuando el tiempo no lo impide. Estuve hace unos días en calle Frailes ultimando detalles y contemplé los tronos con un guía excepcional: mi buen amigo Juan Rosén. El del Señor ha "rejuvenecido" gracias al magnífico trabajo de Ángel Varo, que no sólo ha renovado las láminas de oro que recubren la madera, sino que ha mejorado algunos de sus elementos y añadido partes que habían sido suprimidas. Tener de guía a un Maestro Artesano es un gran privilegio porque este título no se lo conceden a cualquiera y ha de cumplir con unos duros requisitos. Málaga, sin embargo, no lo ha sabido valorar del todo.

"Houston, tenemos un problema"

¿Es el Cautivo un sol? ¿Se puede mover sin que se muevan los planetas? Es lo que estudian los trinitarios: salir entre las 12.00 y 13.00 horas, para encerrarse a las 22,00 horas. Se está sondeando a los hermanos para conocer su opinión antes de llevarlo al cabildo de junio. Otra opción, salir la primera por la tarde, puede producir colisiones con Crucifixión, Columna, Pasión y Estudiantes. No estaría mal consultar a un astrónomo. Dicen que la Cena lo hizo al preguntar por la Congregación de Mena.

Y así 25 años

El Santísimo Cristo del Perdón cumple 25 años. Es una de las aportaciones más interesantes del arte contemporáneo malagueño al campo religioso. No le fue fácil a la cofradía encontrar al autor ni tampoco los medios para sufragar la obra. Por suerte, tenían muy claras las ideas y con ellas sintonizó el imaginero Suso de Marcos. Parece que fue ayer porque aún me emociono recordando esos momentos. Hacía cuatro años que había regresado a Málaga y me había reencontrado con mis raíces cofrades. Fue una suerte para mí conocer esa cofradía y ese gran artista. Y, en general, estaban ocurriendo cosas muy interesantes que no eran tantas como ahora ni había tantos árboles que nos impidieran ver el bosque.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios