Miles de personas acompañaron al Rescate por las calles de Antequera

  • La salida de su templo volvió a ser uno de los momentos más vibrantes

El trono del Señor del Rescate rodeado por cientos de personas en su salida. El trono del Señor del Rescate rodeado por cientos de personas en su salida.

El trono del Señor del Rescate rodeado por cientos de personas en su salida.

La cofradía del Rescate protagonizó ayer la Semana Santa antequerana, con un inicio de su estación de penitencia que reunió a varios miles de personas en los alrededores del templo trinitario que le acoge. Un gran ambiente que tuvo su momento más álgido cuando los hermanacos (hombres de trono) tras la salida de la iglesia tienen que afrontar la bajada de una escalinata que hace que durante unos segundos lleguen a tener que aguantar sobre la punta de sus dedos el trono, mientras en la parte trasera se tienen que echar el trono a sus brazos. Una imagen que se repite tanto en la salida del trono de su Cristo como con el trono de su Virgen.

Y es que esta hermandad antequerana cuenta con un gran fervor popular y son cientos de personas las que acompañan a su Cristo por su recorrido por las calles de la ciudad del Torcal alumbrando con velas, por lo que esta cofradía cuenta con la curiosidad de que la imagen de la María Santísima de la Piedad camina delante del trono de Nuestro Padre Jesús del Rescate.

Por ello, aunque el Señor del Rescate sale en primer lugar del templo, su trono espera rodeado por cientos de fieles a que el trono de la Virgen complete su llegada al inicio de su estación de penitencia por las calles de la ciudad.

Una imagen de la Piedad a la que también siguen una gran cantidad de mujeres vestidas de mantilla, entre las que se encuentran un importante grupo de pequeñas, que forman una importante cantera.

Además, durante el recorrido también son habituales las saetas, que ponen un sonido añadido al que ofrecen las dos bandas de música que le acompañaron durante su estación de penitencia.

Mientras tanto, hoy será el turno para uno de los días grandes de la Pasión antequerana, ya que procesionará la cofradía del Mayor Dolor, a la que acompaña la Legión y que congrega a miles de personas tanto en el traslado de su Cristo que tiene lugar por la mañana como en su recorrido por las calles de la ciudad cuando llega la noche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios