CON LA PÉRTIGA

Perdidos en la prehistoria digital

  • Muchas cofradías todavía no se han dado cuenta del enorme poder de difusión, participación y promoción de internet. Sus páginas web son pobres o no se actualizan, como ocurre con la de la Agrupación. Mal ejemplo

DESPUÉS de varios años hablando de revolución tecnológica, a nadie le cabe ninguna duda de que internet se ha convertido en algo imprescindible en nuestras vidas, nadie concibe una casa sin ordenador, ni un ordenador sin acceso a la red. El potencial que tiene esta nueva forma de comunicar es enorme, tan grande que sólo con un click de ratón se puede consultar cualquier información que se necesite desde cualquier punto del mundo. Y bajarse música, y ver películas,… en definitiva, un sinfín de oportunidades.

Hoy en día cualquier empresa, por grande o pequeña que sea, cualquier despacho, cualquier medio,… tiene una página web atractiva y actualizada, a través de la cual se ofrece cualquier tipo de consulta o información de lo que se ofrece. En medio del boom de la tecnología, las cofradías de Málaga quisieron subirse muy pronto al carro de la oferta y la información digital, pero, en muchos casos, se ha tratado sólo de un amago.

Nuestra Semana Santa mueve a miles y miles de personas, de aquí y de fuera, no hace falta recordar las historias de nuestros cofrades más internacionales que vienen a España exclusivamente atraídos por la devoción, o los turistas nacionales que repiten año tras año impresionados por nuestros tronos o simplemente que trabajan o estudian fuera de Málaga y quieren seguir día a día lo que se cuece en sus cofradías o en las demás. ¿Quién no ha intentado alguna vez meterse en la página web de alguna cofradía para informarse de algo? ¿Quién no ha intentado consultar algo en la página de la Agrupación? ¿Quién no ha buscado vídeos o marchas y se ha encontrado con el desesperante “página en construcción” o “página no disponible”?

Hay muchas cofradías que se han dado cuenta de que internet y las páginas web abren una ventana con un millón de posibilidades, de momento las más recurrentes son las fotos, las noticias, las descargas, la historia,… eso es lo mínimo que se le debe exigir al portal de una hermandad, pero los recursos son ilimitados, todo depende del conformismo. Se me ocurre pensar en visitas virtuales por las casas de hermandad, a los museos, participación por videoconferencia en cabildos y juntas de gobierno para los que no están en Málaga y quieren estar al día a día de su cofradía. De momento todo eso es una utopía.

Resulta contradictorio que internet forme parte de nuestras vidas y que haya hermandades que sigan teniendo una laguna abismal en sus páginas. Resulta inconcebible que cofradías que tienen más de 2.000 hermanos no tengan página, y si la tienen, que no esté actualizada o que tenga un diseño obsoleto y dañino a la vista. Por eso, resulta difícil entender que el Cautivo no tenga página web o que cofradías como la Humillación, la Misericordia o los Gitanos tengan un portal tan pobre y con tan poca oferta.

La Agrupación de Cofradías es el peor ejemplo de adaptación a los nuevos tiempos, parece inconcebible que la institución que aglutina a todas las cofradías y a los cofrades sea incapaz de ofrecer algo decente a través de la red. Lleva años “en construcción”.

Desgraciadamente es desolador que las últimas noticias de muchos portales sean de 2006 o que cofradías que necesitan promocionarse para seguir creciendo no tengan una oferta consolidada. No creo que haya muchos internautas que retornen a una web que está constantemente en construcción, que tengan las fotos con calidad lamentable, que estén mal tratadas o que tenga un texto ilegible. Dudo mucho de que esos portales anclados en la prehistoria sean capaces de atraer a algún hermano nuevo. Hay ejemplos positivos, son los menos, pero están los casos de Esperanza y Expiración que han sabido sacarle partido a sus páginas, incluso con posibilidad de descargar marchas y dando multitud de recursos al navegante; y otras más modestas como la Santa Cruz que se ha situado en el ranking de las páginas más completas, pero estos casos son los menos.

La mayoría de las hermandades están perdiendo la oportunidad de dar un salto digital y emprender el camino de la modernización. Algunas se han ganado el derecho a que la agreguemos a Favoritos, otras, la mayoría sólo se merecen que las tiremos a la Papelera de reciclaje.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios