Esperanza

Con una mirada en el cielo y otra en el resto de cofradías

  • La junta de gobierno se reunió en el momento en el que Zamarrilla canceló su salida y tanto Mena como Misericordia se retractaban y daban media vuelta

Ante el mínimo temor de lluvia, la Esperanza no iba a salir. Eso se decía en la calle, no sin razón. El cielo estuvo con más claros que nubes durante toda la tarde de ayer y hasta el cierre de este periódico, al menos en el centro de la capital, no cayó ninguna gota. Pero la Archicofradía decidió no realizar su estación de penitencia por las calles de Málaga este año. La decisión del resto de corporaciones, sin duda, ayudó a dar tan complicado paso. O a no darlo. La junta de gobierno perchelera estaba reunida en el momento en el que Zamarrilla canceló su salida y Mena y Misericordia se daban la vuelta.

Los argumentos esgrimidos por la Esperanza para no salir fue la inestabilidad meteorológica. Como dice Murphy, si puede llover, lloverá. Eso pensaron 58 de los 66 integrantes de la junta de gobierno que participaron en la votación a mano alzada para tomar una decisión. Previamente, la Archicofradía había recordado que podría retrasar su salida como mucho hasta la medianoche, pues sus estatutos dictaminan que tienen que salir el Jueves Santo. La cancelación llegó mucho antes, pasadas las 22:30 se confirmó la noticia.

Las puertas del salón de tronos, según la junta de gobierno, permanecerían abiertas hasta la hora fijada para el encierro. Los malagueños que así lo quisieron pudieron contemplar la nueva ubicación de la Virgen de la Esperanza en su trono, en el centro. La imagen era otra siendo la misma. Tras el cambio de vestidor del pasado año y la novedad de éste, esta devocional imagen perchelera ha dado un importante paso estético que era más que necesario.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios