sevilla fc

Giro a lo autóctono

  • Antonio Cordón ha descartado finalmente la oferta sevillista y el tiempo es el primer aliado para que Caparrós sea la cabeza visible de un proyecto con un marcado espíritu local

Giro a lo autóctono Giro a lo autóctono

Giro a lo autóctono / juan carlos muñoz

Comentarios 3

El tiempo, que ha jugado en el equipo contrario para Joaquín Caparrós cuando tuvo que enfundarse el chándal a toda prisa para meter al Sevilla en Europa, juega ahora a favor del utrerano. Cada día que pasa lo acerca más a ese sillón que abandonó Monchi hace un año para marcharse a Roma. Ayer, Antonio Cordón descartó definitivamente la oferta del Sevilla. Y en el seno de la entidad se van convenciendo de la conveniencia de un giro a lo autóctono. A la recuperación de las esencias. Al protagonismo de la gente de la casa y de la cantera. Las miradas convergen en Caparrós y su infantería sevillista.

Antonio Cordón se lo ha pensado y repensado. La oferta sevillista reducía los generosos emolumentos (supera con creces los dos millones de euros netos al año) que percibe en la empresa matriz Hope, en China, pero el valenciano ha mantenido abierta la vía durante varias semanas a pesar de los incuestionables inconvenientes, no sólo el pecuniario: el Sevilla debe acometer otra revolución en su plantilla y no será fácil colocar a jugadores de ficha alta y rendimiento casi nulo, como Ganso, y además sabe que, el sevillismo, el listón lo va a mantener alto. Pedirá Champions. Finalmente, las trabas contractuales, según fuentes del club de Nervión, lo han terminado de convencer de permanecer en su aventura en el Lejano Oriente. Debía pagar una indemnización de 2,5 millones de euros si rompía su vínculo de fotrma unilateral.

A Antonio Cordón le propuso el Sevilla un contrato de tres años y capacidad decisoria para conformar su equipo de trabajo, lo cual era compatible con la vuelta de Joaquín Caparrós a una parcela deportiva por definir. Era el planteamiento inicial. Las tornas cambian.

Varios son los factores que van posicionando a Joaquín Caparrós para que sea él, finalmente, la cabeza visible de un área deportiva que sería, eso sí, de corte mucho menos presidencialista que la que dirigió con tanta agudeza Monchi durante 17 temporadas. El primer motivo, que las alternativas a Cordón no terminan de convencer a la cúpula sevillista. Y menos las foráneas, ajenas a los entresijos y particularidades de la Liga. Esa falta de bagaje de Vincenzo Montella penalizó mucho su desempeño y ahora aconseja a los rectores a tirar por otro camino, la vía autóctona.

Con Caparrós, también con Antonio Álvarez, Carlos Marchena, Paco Gallardo o Enzo Maresca, el club ganaría tiempo para ese segundo asunto capital, la contratación del entrenador y la configuración de la plantilla de la próxima temporada. Un área deportiva de marcado perfil local agilizaría, a su vez, las gestiones para cumplir ese propósito de españolizar la plantilla, por una parte, y devolverle el protagonismo a la cantera.

En el Sevilla andan un tanto escarmentados de esos clanes (argentinos por un lado, franceses por otro y cada vez menos ascendencia de españoles y canteranos) que se han venido formando en el vestuario de la primera plantilla sevillista, sobre todo desde hace un par de veranos. Esa tendencia, piensan en el club, ha mermado la capacidad competitiva y la comunión de la plantilla con los valores del club y están decididos a volver sobre los pasos para rescatar las esencias. Ahí será clave la figura de Caparrós, quien ha multiplicado su popularidad en el sevillismo por su capacidad para revitalizar a un equipo casi muerto por la fuerza de su discurso.

Mañana, el recibimiento de la afición a su entrenador, después de que haya cumplido la misión de meterlo en Europa incluso una jornada antes de lo previsto, va a ser una eficaz vara de medir para el consejo sevillista.

Nada se va a jugar el Sevilla ante el Alavés en el epílogo de esta Liga tan irregular y sin duda decepcionante. Pero las sensaciones que emanen de la grada pueden ayudar a aclarar al consejo por dónde deben ir los derroteros para configurar el nuevo organigrama deportivo del club.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios