El Ayuntamiento de Madrid multará a quien no separe su basura

  • Inspectores municipales revisarán los residuos de los madrileños para comprobar si colaboran o no en el reciclaje.

Comentarios 13

Los inspectores municipales del Ayuntamiento de Madrid podrán revisar los contenedores de basura de las comunidades de vecinos según se establece en la nueva Ordenanza de Limpieza de los Estados Políticos de Gestión de Residuos, presentada hoy por la delegada de Medio Ambiente, Ana Botella. La concejala indicó que se trata de una media para facilitar la labor de tratamiento y reciclaje y que se sancionará a aquella comunidad de vecino que no separe los residuos con multas de entre 150 y 750 euros, aunque en algunos casos se podrán conmutar por trabajos para la comunidad o cursos de sensibilización.

"La planta de reciclaje de Valdemingómez tiene una capacidad determinada por su espacio y esa capacidad acabará acabándose. Así que cuanto más separemos los residuos según su naturaleza desde el origen, más tiempo podrá durar esta herramienta de gestión de basuras", apuntó la concejala. De esta manera, Botella defendía la ordenanza que presentó y por la que los inspectores municipales podrán husmear en los 300.000 cubos de basura orgánica y de plásticos de los edificios de Madrid y levantar acta cuando comprueben que la separación de residuos no se ajusta a la norma.

Esta medida podría suponer para aquellas comunidades que no superen unos mínimos de reciclaje una elevada multa que podría situarse entre los 150 y los 750 euros. Estas sanciones podrán conmutarse, en algunos casos, por trabajos en beneficio de la comunidad o por cursos de sensibilización.

Pero el reciclaje no es la única prohibición que contiene esta norma, ya que en su texto se especifica que el Consistorio multará también a aquellos que abandonen o depositen basura en espacios públicos. Además, se sancionarán las acciones vandálicas contra contenedores y papeleras y se realizarán acciones de información y sensibilización para los madrileños sobre ese tema. Además, la ordenanza introduce otras novedades como la prohibición de reparar vehículos en la vía pública, arrojar vehículos en la vía pública, arrojar residuos por la ventanas, dar de comer a los animales en la calle, almacenar residuos fuera de los contenedores de obra, abandonar trastos viejos, introducir materias encendidas o inflamables en papeleras y contenedores o dejar publicidad en los vehículos que están estacionados.

Con respecto a los animales de compañía, se prohibirá limpiarlos en la vía pública y se establece una multa de entre 750 y 1.500 euros para quienes dejen excrementos en la vía pública. Los policías municipales serán los encargados de levantar acta cuando detecten esta conducta, con la única excepción de los perros-guía. Según el Ayuntamiento, en 2007 se recogieron 1.198,5 toneladas de excrementos de perro en la ciudad. 

Por otra parte, el Ayuntamiento señaló que este año se destinarán más de 500 millones de euros a diferentes actuaciones de limpieza y gestión de residuos en Madrid. En una ciudad de más de 3,1 millones de habitantes, "el presupuesto de limpieza sólo supone casi el 50 por ciento del total" desde que Alberto Ruiz-Gallardón es alcalde, según apuntó la delegada de Medio Ambiente. En total, trabajan en la capital 7.500 operarios con 431 camiones y 1.126 máquinas, y además se dispone de un Servicio de Limpieza Urgente (Selur) para casos excepcionales.

"Queremos mantener estos niveles de calidad. Hay que llegar a nuevos barrios, y hacen falta nuevos recursos y nuevas infraestructuras, porque Madrid ha crecido mucho en últimos años", indicó la edil, apuntando que además la nueva ordenanza recoge el principio europeo de 'Quien contamina, paga'.

Según concluyó, la producción total de residuos urbanos de la ciudad ha experimentado un incremento del 5,9 por ciento en el último cuatrienio (2004-08), mientras que la actividad económica en el mismo tiempo creció un 49,5 por ciento. Además, las bolsas de 'restos', las más contaminantes, son un 5,8 por ciento menos que hace unos años mientras que la de envases, las más ecológicas, han aumentado un 10,1 por ciento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios