Graves disturbios en Milán tras la muerte de un inmigrante egipcio

  • La Policía detiene a cuatro jóvenes extranjeros después de una reyerta entre dos bandas por los altercados registrados

Cuatro inmigrantes egipcios fueron detenidos anoche en la ciudad italiana de Milán por los graves altercados registrados a última hora de la tarde del sábado en un barrio de la periferia, tras resultar apuñalado un compatriota suyo durante una pelea con latinoamericanos.

Según informaron ayer fuentes policiales, los cuatro arrestados fueron detenidos acusados de un delito de "devastación", al considerarlos autores del vuelco de vehículos y de los daños a comercios de la zona registrados durante la revuelta de unos cien inmigrantes, la mayoría norteafricanos, la tarde y la noche del sábado.

Los inmigrantes salieron a la calle para protestar contra la muerte de un egipcio de 19 años, apuñalado en el tórax poco después de las 17:40 hora local (16:40 GMT) del sábado, durante una pelea junto a otros dos compatriotas contra cinco latinoamericanos -según algunos medios, de nacionalidad peruana y ecuatoriana- que comenzó a bordo de un autobús.

Este domingo, en el que regresó la calma al entorno de la Via Padova, situada en un barrio multiétnico y conflictivo de Milán, la Policía seguía la búsqueda del posible autor o autores de la muerte del inmigrante, hecho que desencadenó la revuelta, que los medios de italianos definieron como una "caza al latinoamericano".

La pelea y los posteriores altercados han reabierto el debate en Italia sobre las políticas de inmigración del Ejecutivo del país, después de que quedara aparentemente apaciguado tras los altercados registrados en la localidad sureña de Rosarno a principios de enero.

El eurodiputado de la Liga Norte (LN) Matteo Salvini explicó que había solicitado al ministro del Interior, Roberto Maroni, compañero de partido, que haya expulsiones de inmigrantes "casa por casa, piso por piso". Estas palabras fueron contestadas por el líder del opositor Partido Demócrata (PD), Pier Luigi Bersani, quien afirmó que los hechos ocurridos en Milán son fruto del fracaso de la política de integración y de seguridad del Gobierno de Silvio Berlusconi.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios