La valla de Melilla registra otro salto frustrado de 400 inmigrantes en un "intenso enero"

Un grupo de unos 400 inmigrantes subsaharianos protagonizaron en la madrugada del domingo un nuevo intento de salto masivo a la valla de Melilla, aunque ninguno consiguió su propósito gracias al fuerte dispositivo policial desplegado por la Guardia Civil.

Según la Delegación del Gobierno, el intento se produjo sobre las cinco y media de la madrugada, cuando los inmigrantes lograron superar el despliegue de las fuerzas auxiliares marroquíes tras lanzar piedras contra sus agentes. Parte de los inmigrantes lograron así acceder al vallado melillense por la zona próxima al paso fronterizo de Beni-Enzar, que momentáneamente quedó cerrado mientras se controlaba el intento de salto.

En torno a un centenar de inmigrantes consiguió encaramarse a las vallas exterior e intermedia del perímetro fronterizo, pero fueron contenidos por los agentes de la Guardia Civil.

Los inmigrantes permanecieron encaramados en la valla en torno a una hora y media, hasta que, según la Guardia Civil, "desisten finalmente de su actitud" sobre las siete de la mañana, y quedando bajo custodia de las fuerzas marroquíes, según la Delegación del Gobierno.

En este nuevo intento de entrada no se han registrado heridos, si bien la institución destacó el auxilio que la Guardia Civil tuvo que prestar a las fuerzas de seguridad de Marruecos, que pidieron refugiarse en la zona del entrevallado "para resguardarse de las piedras que los inmigrantes lanzaban contra ellos".

El salto de ayer es el tercero que se produce en lo que va de año, tras "un intenso mes de enero" en el que casi a diario se han registrado avistamientos de grupos muy numerosos, de hasta mil inmigrantes en alguna ocasión, intentando aproximarse a la valla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios